Los trámites para las ayudas al alquiler de la Junta abarrotan el registro municipal

Colas en la puerta del registro general del Ayuntamiento, en la plaza de la Rinconada./
Colas en la puerta del registro general del Ayuntamiento, en la plaza de la Rinconada.

El Gobierno regional exige certificados de empadronamiento y no admite volantes, que se podrían obtener por Internet

J. ASUA

Grandes colas en la plaza de la Rinconada. Las ayudas al alquiler que ha retomado la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León están colapsando el registro municipal. La obligación de presentar un certificado de empadronamiento ha llenado las ventanillas de atención al público.

más información

Desde el jueves de la pasada semana los funcionarios no dan abasto en la tramitación. Según desveló la concejala de Participación Ciudadana, Domi Fernández, encargada del servicio, cada día el vicesecratario del Ayuntamiento de Valladolid y ella misma, firman más de 400 certificados. «Hablamos con la Junta para decirles si podría valer un volante de empadronamiento, que se puede sacar por Internet, pero nos dijeron que no», explica la edil. La mayoría de las personas que estos días están acudiendo a la planta baja de la parte trasera de la Casa Consistorial son inmigrantes, que buscan un apoyo económico para hacer frente a sus rentas.

El jaleo en el registro municipal continuará al menos dos semanas más, ya que el plazo para solicitar las ayudas finaliza el próximo 19 de diciembre. La partida está destinada a hogares con rentas anuales que oscilan entre los 7.455 (1 vez el Iprem) y un máximo de 18.637 (2,5 veces el Iprem). Este tope máximo de ingresos se puede corregir al alza en función del número de personas que convivan en el mismo hogar. La comunidad autónoma ha reservado 2,97 millones de euros para estas subvenciones. Únicamente si sobrase dinero, algo poco probable, la consejería estudiaría las peticiones de los hogares con una renta anual de 22.365 euros. En la bases para la concesión se valora de forma especial aquellos casos en los que en el hogar haya menores de 14 años.