Una contrata civil de Defensa adeuda 80 días a sus empleados de cuarteles

Protesta de los empleados de Cleanet a las puertas de la Delegación de Defensa de Valladolid. /
Protesta de los empleados de Cleanet a las puertas de la Delegación de Defensa de Valladolid.

El Ministerio adjudicó a la empresa Cleanet el contrato de limpieza hasta el año 2015

JORGE MORENO

Más de una treintena de trabajadores de la empresa Cleanet en Valladolid, contratada por el Ministerio de Defensa para labores de limpieza y servicios, se encuentran sin cobrar sus salarios desde hace unos 80 días, según explicaron algunos de los afectados.

Los empleados realizan sus trabajos en los acuartelamientos y unidades que están Valladolid, entre las que se encuentran la Residencia Militar, de la calle Muro, la Delegación de Defensa, el cuartel de San Isidro, el Palacio Real, sede la IV Subinspección General del Ejército, o la base aérea de Villanubla.

En abril del 2013, la empresa catalana Cleanet se hizo con el contrato del Ministerio de Defensa y, según los empleados, comenzaron a tener poblemas para el cobro de sus salarios por la falta de liquidez. El contrato con la misma vencería a comienzos del año 2015.

«Muchos de nosotros llevamos cerca de diez años prestando los servicios para la anterior contrata, Lince, y siempre hemos cobrado puntualmente. Ha sido desde que llegó esta empresa cuando comenzaron los retrasos», dice una limpiadora, que no ha cobrado sus retribuciones de septiembre y octubre.

Cada martes, los trabajadores de esta contrata, apoyados por el sindicado UGT, se concentran durante media hora frente a la Delegación de Defensa, situada en la calle Fray Luis de León. Las quejas se han producido también durante los arriados de bandera que se realizan cada semana en la plaza de San Pablo.

Los afectados reclaman al Ministerio de Defensa que rescinda el contrato con esta mercantil, a la que, según afirman, se le sigue pagando.

«Los trabajadores no podemos estar hasta marzo del año próximo sin cobrar mientras se le sigue pagando a Cleanet», dice un empleado. Fuentes de Defensa aseguran que «se trata de un problema laboral interno».