Detenido por desvalijar tres coches de sus vecinos en una urbanización de Mojados

Una patrulla de la Guardia Civil vigila la urbanización Los Arcos de Mojados. /
Una patrulla de la Guardia Civil vigila la urbanización Los Arcos de Mojados.

Los agentes investigan su posible relación con la oleada de robos en casas y de pinchazos de ruedas que sufre el área residencial Los Arcos

J. SANZ

Los habitantes de la urbanización Los Arcos, situada al borde de la carretera de Madrid poco antes de llegar a Mojados, reclamaron hace menos de un mes más vigilancia en sus calles a raíz de una oleada de ataques a sus vehículos, en forma de pinchazos intencionados de 34 coches, y de asaltos a sus viviendas. Pues bien, la Guardia Civil detuvo el pasado domingo de madrugada a un vecino del propio área residencial acusado de intentar desvalijar dos coches y de sustraer la radio de uno de ellos, además de intentar llevarse este último, cerca de su casa.

El sospechoso, Rubén C. A., de 37 años, cuenta con un amplio historial delictivo y está acusado de tres delitos de robo con fuerza y de una tentativa de sustracción de vehículo a motor. Los agentes, eso sí, investigan ahora al sospechoso para averiguar si está relacionado con los pinchazos de las ruedas de 34 coches, registrados en tres fines de semana casi consecutivos entre septiembre y octubre, así como con los asaltos a la vivienda colindante a la suya hubo más el pasado verano registrados en la misma madrugada del domingo y hace apenas un par de semanas.

En libertad y de vuelta a casa

El detenido, que ayer fue puesto en libertad y regresó a su domicilio, negó ante sus propios vecinos su implicación en los pinchazos y en los robos, según informaron ayer fuentes de la urbanización. Un testigo, eso sí, fue el que alertó el pasado domingo a los agentes de la presencia de un ladrón que estaba intentando hacer el puente a un Renault 19 al filo de las tres de la madrugada. Los guardias, a su llegada, detuvieron a Rubén C. P. en su domicilio acusado tanto de este robo el autor se llevó la radio, que fue recuperada poco después como de dos intentonas más en sendos coches estacionados cerca de su propia vivienda.

«Hemos hablado con él y dice que no tiene nada que ver con todo lo demás, pero lo cierto es que ya no sabemos qué pensar», reconocen los vecinos antes de incidir en que la vivienda situada al lado de la del sospechoso ha sufrido dos robos, uno ese mismo domingo, en los últimos quince días. «La primera vez se llevaron unas baratijas, pero en la última visita causaron graves destrozos», lamentan.

Los residentes en la urbanización Los Arcos, formada por 216 casas, muestran abiertamente su temor a sufrir nuevos robos y relatan cómo este área residencial «parece deshabitado por las noches porque casi nadie deja el coche fuera».

 

Fotos

Vídeos