El traslado del taller de Renfe el 1 de marzo dará paso a la primera obra del Plan Rogers

Talleres de Renfe en el paseo de de Farnesio. /
Talleres de Renfe en el paseo de de Farnesio.

Alta Velocidad adjudicó ayer las demoliciones en Ariza para intentar poner en valor el suelo

J. ASUA

No será a finales de este año, como se había asegurado insistentemente en los últimos meses. La operación clave para poner en valor el suelo con el que se tiene que pagar el túnel del soterramiento la salida de los talleres de Renfe a las modernas naves en el Páramo de San Isidro comenzará el 1 de marzo. La fecha la ha fijado ya la Sociedad Valladolid Alta Velocidad. Será ese día cuando arranque una de las mudanzas industriales más importantes que Valladolid vivirá en su historia, con el traslado progresivo de casi de 600 empleados y el movimiento de cerca de dos centenares de máquinas con las que ahora se trabaja en Farnesio, y que se sumarán a los 315 aparatos de nueva generación adquiridos para la reparación y puesta a punto de los trenes.

Liberar la «joya de la corona»

La mudanza de los talleres, que se iniciará el próximo 1 de marzo, permitirá liberar el suelo de los actuales terrenos de Renfe en el paseo de Farnesio, en el barrio de Delicias. Estas 6,5 hectáreas están consideradas por la Sociedad Alta Velocidad como la «joya de la corona» de la operación al estar ubicadas en un área central de la ciudad, muy cerca del Campo Grande. El órgano ya tiene preparado el proyecto de demolición de las 26 naves que abandonará Renfe el coste supera los dos millones de euros y pretende acometer los derribos en el mismo momento en el que culmine el traslado a San Isidro para evitar saqueos y la entrada de indigentes en busca de refugio.

Los problemas en la adjudicación de algunos lotes para equipar la nueva Base Integral de Mantenimiento ferroviario entre ellos el del puente grúa están de detrás del retraso de este macrotraslado, fundamental para poder comenzar a sacar parcelas a la venta y plantearse la excavación del túnel, que esconda para siempre las vías a su paso por el casco urbano. Y es que la parcela de Delicias, donde ahora se reparan los convoyes, es la joya de corona de cara a la financiación. Los ingresos por las 2.500 viviendas que se prevé levantar en Farnesio serán maná para pagar el crédito del túnel.

El órgano que gestiona la operación dio luz verde ayer a dos nuevas adjudicaciones lotes 24 y 25, que culminan el equipamiento de las nuevas naves de San Isidro. El primero, de 710.267 euros, está destinado a adquirir unas plataformas para trabajar con los convoyes. El segundo, de 452.600, conllevará la colocación del sistema de seguridad de los nuevos talleres a través de cámaras de vigilancia. Solo queda en la cartera de pendientes el lote 32, precisamente el reservado a la compleja mudanza interfábricas y que, valorado en 240.000 euros, se centra en el traslado y conexión de toda la maquinaria. Al mismo tiempo se ha tomado la decisión de poner ya en corriente la catenaria del nudo norte hasta los nuevos talleres. «Hay que probar los túneles de lavado y pintura antes de ocupar la nueva base y para eso es necesario meter trenes convencionales», explican.

¿Cuánto durará este proceso de cambio, que se iniciará a dos meses de las elecciones municipales? Depende. «Si en algunas líneas de los actuales talleres hay trabajo en marcha habrá que esperar a que lo concluyan», explican en Alta Velocidad sin querer pillarse los dedos ofreciendo plazos.

El primer tajo en el casco urbano

La demolición del centro de I+D de la antigua Azucarera de Ebro será la primera obra de la operación del soterramiento en el casco urbano. Se adjudicó ayer a la empresa Toyrsa con una inversión de 167.000 euros y hay cuatro meses para ejecutarla. El espacio forma parte de la parcela del futuro barrio de Ariza con capacidad para 611 viviendas. Actualmente, en estas decrépitas edificaciones viven cuatro familias con ocho niños de muy corta edad. Para poder sacar a la venta este suelo es fundamental levantar la actual vía por la que circulan los trenes de carga de Renault. El proyecto, que ya está en el Ministerio de Fomento, contempla desviar estos convoyes por la variante de mercancías con locomotoras diesel.

Los primeros viajes de empleados y máquinas al que, según se ha dicho, será uno de los talleres ferroviarios más modernos del mundo coincidirán con el estreno de las obras del Plan Rogers en la ciudad. Hasta el momento únicamente los vecinos del Pinar de Antequera han vivido de cerca el soterramiento con la construcción de los dos túneles que salvan el barrio residencial y la posterior construcción de un parque lineal sobre ellos.

Pues bien, Alta Velocidad adjudicó ayer a la empresa Toyrsa la primera demolición en el casco urbano. Concretamente, invertirá 167.090 euros sin IVA (el precio de licitación era de 217.000) en el derribo de las edificaciones de la antigua azucarera no protegidas en la zona de Ariza: un almacén, unas oficinas de Ebro y una casa. Se trata de dejar el suelo preparado para que cuando se levante la vía por la que ahora circulan los trenes de Renault se pueda poner en el mercado ese terreno para 611 viviendas. El proyecto para eliminar en este canal ferroviario ya está en manos del Ministerio de Fomento para su aprobación.

Ahora cuatro familias con ocho niños de corta edad sobreviven en estas decrépitas edificaciones. «Aquí no han venido a decirnos nada; ¿a dónde vamos a ir? ¿debajo de un puente?», se preguntan unas mujeres de etnia gitana, que reclaman una solución para dar cobijo a su prole. De momento, ninguna institución les ha planteado una alternativa.

Knight Frank dará sus claves inmobiliarias el 2 de noviembre

La reconocida consultora inmobiliaria internacional Knight Frank entregará el próximo 2 de noviembre el estudio sobre la viabilidad de los suelos incluidos dentro del Plan Rogers. Alta Velocidad ha confiado a esta empresa el análisis sobre el actual valor de los terrenos y quiere, además, que sus expertos les den claves para abordar su enajenación e incluso para localizar inversores que quieran comprar parcelas en las tres piezas de terreno con capacidad para 6.000 viviendas. La última tasación, de 2010, bajó el valor del suelo de 1.065 a 820 millones.

Esta obra no será la única que se compaginará con el traslado de los talleres. Alta Velocidad adjudicará el próximo jueves los trabajos para la descontaminación de los suelos Rogers. Con un presupuesto de 75.000 euros, la empresa que resulte elegida deberá realizar las calicatas y posterior limpieza de las parcelas que quedarán liberadas para construcción de pisos en Farnesio, Ariza y Argales.

Preparado y pendiente de licitación está también el programa de demolición de las actuales naves de los talleres ferroviarios de Delicias. Según recogió este periódico el pasado mes de junio, la inversión para dejar como un solar esta superficie de 6,5 hectáreas supera los dos millones de euros. Se derribarán 26 edificaciones sin valor histórico y solo quedarán en pie las naves 1 y 2 de Montaje, que a muy largo plazo se convertirán en un centro deportivo municipal.

Desde la Sociedad Valladolid Alta Sociedad advierten que este pliego saldrá a licitación en el mismo momento en que se sepa durante cuánto tiempo se prolongará el traslado a San Isidro. El objetivo es evitar que entren chatarreros y okupas como ha sucedido en otra zona muy cercana, la de los los antiguos cuarteles de Arco de Ladrillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos