Medio siglo de honores a los alcaldes

Día de la Provincia de 2013, en el auditorio Miguel Delibes. /
Día de la Provincia de 2013, en el auditorio Miguel Delibes.

El Día de la Provincia, que este sábado se festeja en el Teatro Zorrilla, se celebró por primera vez en Rioseco en 1957

TERESA DE LAPUERTA

Será este sábado, en el Teatro Zorrilla, con un acto sencillo al que están invitados los alcaldes y concejales de las 234 localidades vallisoletanas y los 27 diputados provinciales, y con una comida a escote. Como mandan los tiempos y los bolsillos. Pero las estrecheces presupuestarias no serán impedimento para la celebración de un emotivo Día de la Provincia, en el que los regidores compartirán protagonismo con el etnógrafo e investigador Joaquín Díaz, al que el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, impondrá la Medalla de Oro la más alta distinción que otorga la institución por sus 50 años de dedicación al estudio y la divulgación de la cultura tradicional.

Sábado, 4 de octubre

12:15. Recepción de los invitados en el Teatro Zorrilla de la capital.
12:30. La secretaria de la Diputación, Carmen Lucas, dará lectura al acuerdo plenario por el que se concede la Medalla de Oro de la Provincia a Joaquín Díaz.
-Imposición de la medalla y entrega del diploma diseñado por los calígrafos de Urueña.
-Discurso de Joaquín Díaz.
-Discurso del presidente de la Diputación.
13:00. Recital de poemas de Antonio Colinas, acompañado de Suria Pombo y Jorge Cebrián.
-Concierto de gospel del grupo Good News de Simancas.
14:30/15:00. Comida en el Hotel AC Palacio de Santa Ana. Cubierto: 35 euros.
Pastel vacceo. Los confiteros de Valladolid venderán desde hoy hasta el 13 de octubre el pastel vacceo, que se creó en 2013 por los 200 años de la Diputación.

Desde que en 1957 se celebrara por vez primera en Medina de Rioseco, esta jornada de hermandad municipal ha vivido luces y sombras y ha ido evolucionando con los tiempos y las circunstancias. Ha pasado de deambular de pueblo en pueblo a echar raíces en la capital. En su programa ya no incluye concursos y certámenes, sino que se limita a ser una jornada cultural en honor a los alcaldes. También ha perdido gran parte de su carácter popular e informal ya que, desde 1979, es el escenario que utiliza la corporación provincial para hacer entrega de las Medallas de Oro de la Provincia.

El sábado 29 de enero de 1956, El Norte de Castilla publicaba en su página 6 la propuesta del entonces diputado y más tarde alcalde de la capital Antolín de Santiago-Juárez de instaurar en Valladolid el Día de la Provincia, una iniciativa que obtuvo el respaldo oficial de la corporación y que perseguía elevar «el nivel cultural y otorgar el impulso y prestigio que nuestra provincia merece». Según resumen los archiveros provinciales Carlos Alcalde y Guadalupe Sardiña tras bucear para este diario en las actas de sesiones, la institución estableció que la fiesta se celebraría cada año en un pueblo diferente y con un programa acordado en comisión de gobierno, y creó para su desarrollo una ponencia integrada por el vicepresidente Aurelio Rojo Nomdedeu, el propio De Santiago-Juárez y Marcelino Caballero Peña.

Hubo que esperar año y medio, hasta el 24 de junio de 1957, para la conmemoración del primer Día de la Provincia en Medina de Rioseco, coincidiendo con los fastos de San Juan, una noticia que mereció una página de El Norte de Castilla, que seguiría reflejando año a año los distintos escenarios por los que iba discurriendo la celebración. La Fiesta del Romance, repetida en varias ocasiones y epicentro de aquellas primeras jornadas provinciales, otorgó aquel año el premio al mejor romance una flor natural y 3.000 pesetas a Félix Antonio González, y un accésit de 1.000 pesetas a Antonio Álamo Salazar. El ganador del concurso de carteles Día de la Provincia fue Luis González Armero, con su obra Felipe II.

Al año siguiente, los alcaldes se trasladaron a Medina del Campo con motivo de San Antolín, mientras que entre 1959 y 1962 acogieron el Día de la Provincia, sucesivamente, los municipios de Tordesillas, Peñafiel, Villalón de Campos y Olmedo, coincidiendo también con sus fiestas patronales. Los archiveros señalan como curiosidad que Peñafiel completó el programa de actos con un Rallye Automovilístico, que ganó Francisco Molleda con su SEAT 600.

Filemón Arribas Arranz fue el pregonero del Día de la Provincia de 1963, celebrado en Nava del Rey que, como novedad, convocó un concurso y exposición de pintura del que el jurado eliminó «por su delicado asunto» la obra titulada Otelo. Un jurado estricto que, además, optó por dejar desiertos los dos primeros premios y concedió un único accésit a la obra Liebre, de Modesto Turiel Cuadrado.

Tudela de Duero, anfitriona de la celebración en 1964, introdujo el deporte una carrera ciclista y un partido de baloncesto entre los actos conmemorativos, a los que sumó también un concurso de pregoneros y otro de fotografía, además de la proyección pública de la película Sinfonía Española.

Cambios en 1971

María Teresa Íñigo de Toro fue elegida pregonera de la convocatoria del año siguiente, en Mayorga, un municipio que ofreció un vino español a los asistentes y convocó dos nuevos concursos: el de dulzaineros y el de floricultura y ornamentación. Hasta el Día de la Provincia de Íscar, entre el 27 y el 30 de septiembre de 1966, tanto los actos como el peso específico de la celebración se multiplicaron pero, por razón que se desconoce, la Diputación decidió no convocar el Día de la Provincia en los tres años siguientes. De hecho, el 10 de octubre de 1969, sus órganos de Gobierno acordaron designar una comisión para organizar «nuevamente» la conmemoración, y el libro de actas del 20 de noviembre de 1970 ordenó abonar los gastos del Día de la Provincia en Portillo.

A partir de 1971 llegaron nuevos cambios. La institución provincial resolvió que la celebración se trasladase a los pueblos que cada año resultaran ganadores de el Concurso de Embellecimiento, algo que consiguieron, por este orden, Íscar en cuyo programa hubo, a mayores, un Concurso de Danzas Regionales y una actuación de la Escuela de Danza Mariemma Mayorga, Campaspero, Pedrajas y Montemayor de Pililla, entre los años 1972 y 1976.

A partir del año 197 el vacío documental coincide con la escasez de hemeroteca. En el Archivo Provincial hay alguna referencia a que el Día de la Provincia se celebró durante unos años dentro de las programaciones de la Feria del Libro y en El Norte de Castilla hay artículos que lo corroboran y sitúan los actos en el Palacio Provincial (1977 y 1982), aunque bastante mermados en propuestas y centrados en entregas de premios y presentaciones de nuevas publicaciones.

Hay que llegar a 1983 para encontrar nuevas referencias al llamado entonces Día de los Municipios, que comenzó a incluirse entre los actos sociales de la Diputación en la Feria Nacional (y luego Internacional) de Muestras de Valladolid. De hecho, en los presupuestos de la Feria del año 1984 se consignó una partida para «Vino Español para el Día de la Provincia». Desde ese momento y hasta 2009, los actos se desarrollaron en ese escenario y se concibieron, sobre todo, como un homenaje a los alcaldes de la provincia, con programas similares a éste del año 2001: «Mañana: visita al recinto ferial. Mediodía: comida de la corporación con la prensa. Tarde: recepción y actos culturales en el Auditorio de la Feria de Muestras. Noche: cena con los alcaldes».

La única excepción tuvo lugar en el año 2004, cuando los entonces cinco expresidentes democráticos de la institución recibieron, además de la Medalla de Oro de la Provincia, el reconocimiento y el homenaje de los alcaldes y concejales. El Día de la Provincia, que aquel año conmemoraba además el XXV aniversario de la constitución de las diputaciones y ayuntamientos democráticos, se convirtió en una jornada de reencuentros y emociones en el que los expresidentes, Federico Sáez Vera, Francisco Delgado Marqués, Ovidio Fernández Carnero, Félix Calvo Casasola y Juan Antonio García Calvo, recibieron emocionados la distinción.

El 10 de septiembre de 2009 la celebración abandonó la que se había convertido en su sede: la Feria de Valladolid y el marco de la Feria Internacional de Muestras, para trasladarse al Teatro Zorrilla, que reabrió sus puertas para la ocasión tras una profunda remodelación. Aquel año, la Diputación celebró las tres décadas de los ayuntamientos democráticos rindiendo un homenaje a los alcaldes que continuaban en activo desde 1979: José Antonio González (Bercero), Faustino González (Cuenca), Miguel Sanz (Manzanillo), José Luis Rico (Marzales), Ruperto Martín (Muriel de Zapardiel), Jesús Tapias (Olmos) y Lucas Aguado (Roturas).

El último cambio de escenario en este caso temporal se produjo el pasado año, cuando el Día de la Provincia se trasladó al auditorio Miguel Delibes para reunir a los alcaldes y concejales, pero también para reivindicar el papel de la institución, que en 2013 conmemoró dos siglos de vida.

La que mañana recibirá Díaz se sumará a las otras 13 Medallas de Oro concedidas por la Diputación desde 1979: Luis López Alvarez (1985), Miguel Delibes (1991), Rosa Chacel (1992), la Guardia Civil (1994), El Norte de Castilla (2006), la Hermandad de Donantes de Sangres y la Asociación Española Contra el Cáncer (2011), los cinco expresidentes galardonados en 2004 y a Ramiro Ruiz Medrano, homenajeado en 2012.

 

Fotos

Vídeos