El Norte de Castilla

45 lanceros participan en el torneo del Toro de la Vega de Tordesillas

Elegido, el morlaco de 600 kilos, será el protagonista del torneo del Toro de la Vega.
Elegido, el morlaco de 600 kilos, será el protagonista del torneo del Toro de la Vega. / Fran Jiménez.
  • El número de inscritos a pie supera al de caballistas, y no participarán mujeres

Tras el toque del reloj suelto que se producirá a las once de la mañana de este martes, y tras el disparo de bombas y cohetes, se dará inicio al afamado y siempre polémico torneo del Toro de la Vega. En esta ocasión el número de participantes inscritos es superior al del pasado año, según comentó el concejal de toros, Jesús Javier Mata Campos, quien cifró en 45 los lanceros que se han apuntado de manera oficial para participar en la lidia.

Fotos

  • Segundo encierro de las fiestas de Tordesillas

De este casi medio centenar, 15 participarán a caballo y 30 realizarán el recorrido a pie, según explicó Mata Campos, quien aseguró que «la mayoría de los inscritos son de la zona de Tordesillas, del alfoz y de municipios cercanos». Asimismo, destacó que «este año no se ha inscrito ninguna mujer» y «a pesar de que los apuntados son mucho más que el pasado año, tan solo unos 15 o 20 de los que participan en el torneo bajan hasta el fondo del recorrido, ya que el resto viene a hacerse la foto».

El gran protagonista de la jornada será Elegido, un morlaco herrado con el número 89, de pelo negro, y con un peso de 600 kilos. El astado, que fue adquirido hace un mes, ha permanecido en la finca que la ganadería de Antonio Bañuelos posee en la provincia de Burgos y no fue trasladado a Tordesillas hasta la pasada noche, cuando a las doce y media se procedió a su desenjaule y encierro.

Con el contrato rubricado entre el Ayuntamiento y la sociedad ganadera, la Ganadería de Antonio Bañuelos participará por primera vez en este singular festejo declarado Fiestas de Interés Turístico de España el 18 de enero de 1980, mediante una resolución de la Secretaría de Estado de Turismo.

Seguridad

Tanto el Ayuntamiento de la localidad como la Subdelegación de Gobierno prevén que alrededor de 50.000 personas se trasladarán hasta la villa del Tratado para ver en primera persona al que es, sin lugar a dudas, el toro más famoso de la geografía nacional.

«Tenemos una previsión de público asistente similar al del pasado año por lo que la seguridad está garantiza», comentó el regidor, José Antonio González Poncela, quien aseguró que «también el flujo de público asistente dependerá del tiempo, ya que han dado lluvia y no sabemos muy bien si llegaremos a las cifras del pasado año».

Los que no se perderán el torneo serán los antitaurinos, quienes a través de la redes sociales han convocado una concentración para hoy en Tordesillas. Para mantener el orden y garantizar la seguridad ciudadana, la Subdelegación de Gobierno enviará a 121 unidades, integradas en los servicios de Seguridad Ciudadana, Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), Subsector de Tráfico, un aparato de la UHEL, Unidad de Helicópteros, y Unidad de Caballos.

«Espero que este año no ocurra nada con los grupos antitaurinos y también deseo que los participantes cumplan de manera escrupulosa con el reglamento del Toro de la Vega que está para cumplirlo», comentó González Poncela, que ansía que el Torneo sea vistoso para que «la gente lo pueda disfrutar».

Este nuevo Toro de la Vega estará regido por total de 53 artículos distribuidos en nueve capítulos que hacen referencia al torneo, al desarrollo del mismo, del respeto al toro y al vencedor. Todos estos puntos conforman la ordenanza que se aprobó el pasado año en el pleno municipal y que sustituyó a la puesta en marcha en el año 99.

Lancear al toro antes de haber sobrepasado los límites establecidos, o antes de sonar la Bomba Real anunciadora del comienzo de la lidia, o impedir u obstaculizar de forma grave y relevante el normal funcionamiento y desarrollo del torneo, serán, una vez aprobada la ordenanza, faltas muy graves que tendrán unas multas de 3.001 a 9.000 euros.

Infracciones

El articulo 46 determina como infracciones graves seis supuestos, entre ellos, portar y usar pica o garrocha por parte de los caballistas en su participación, sin ostentar la condición de torneante mediante la correspondiente inscripción. Las infracciones graves serán sancionadas con multa de 1.001 hasta 3.000 euros.

Para finalizar el régimen sancionador el Ayuntamiento estable, se consideran leves «las demás infracciones previstas en la ordenanza que contravengan su contenido y supongan una falta de decoro en la participación, creen riesgos para los participantes o dificulten la normal celebración del Torneo». Estas últimas tendrán una sanción económica de hasta 1.000 euros.

Además, la norma local también reglamenta la tipología de lanza que los lanceros, tanto a pie como a caballo, deben usar y se estipula que el torneo no podrá superar los 60 minutos desde que se produzca el estallido de la segunda bomba real.

Amenazas para el último ganador del torneo

Un año es el tiempo que ha pasado desde que el tordesillano David Rodríguez Mata consiguiera ganar el torneo tras asestar dos lanzadas a Vulcano (toro de la vega del pasado año). En todo este tiempo Rodríguez Mata ha seguido con su vida habitual.

«Para mí, ser ganador del torneo fue un orgullo como tordesillano, pero yo he seguido con mi vida normal y habitual», comenta este joven de 34 años, quien hoy volverá a coger su lanza para batirse contra el animal, algo que hace «desde hace años». A pesar de haberse alzado como ganador (el torneo tuvo una pequeña polémica al respecto que se disipó con los vídeos), este año Rodríguez Mata lo ve un poco más complicado, debido al elevado número de participantes . «Con tanta gente no sé qué se podrá hacer, pero nosotros, los que sentimos el torneo como nuestro, siempre nos acogemos al reglamento y hacemos las cosas como se deben de hacer», asegura. Y apunta que ha recibido «amenazas por las redes sociales como mucha otra gente», por lo que pide «respeto por una tradición ancestral».