Tres jóvenes crean un 'vino' espumoso de zanahoria

Carolina Tardón, Jesús Angel del Pozo y David Tardón./
Carolina Tardón, Jesús Angel del Pozo y David Tardón.

Artezana es la marca para comercializar la bebida, un proyecto que fue premiado con 9.000 euros, aportados al capital social

LAURA NEGROVALLADOLID

Detrás de cada emprendedor, siempre hay una gran historia. La de David y sus socios comenzó de la manera más insospechada. David Tardón es un gran amante de la cerveza. Le gustaba experimentar distintas alternativas para producir esta bebida dorada que su novia odiaba, igual que odiaba también el vino. En un intento de complacerla, este emprendedor, comenzó a ensayar una nueva formulación con otro tipo de ingredientes, como eran las zanahorias, para buscar nuevos sabores que a su novia le gustasen. «De una manera intuitiva empezamos a investigar y hacer pruebas con zanahoria por ser una hortaliza de la zona, con un coste moderado y que podría tener ciertas propiedades como vitaminas o B-carotenos que diesen un valor añadido al producto. Después de una primera prueba nos sorprendió el potencial que la propia bebida podía tener y seguimos trabajando e investigando, con la finalidad de hacer una bebida única y con gran potencial», indica este experto en marketing. Su hermana Carolina Tardón y su buen amigo Jesús Ángel del Pozo creyeron desde el principio en el proyecto y pronto se convirtieron en sus socios.

De cerca

Quienes son David Tardón (creativo y especialista en marketing), Carolina Tardón (Administración y Dirección de Empresas) y Jesús Ángel del Pozo (Informático).
Dónde encontrarles Centro Provincial de Artesanía de Valladolid (ARTIS). Portillo (Valladolid). Telf.- 600 065 738 www.artezana.es

La idea del proyecto de elaborar una bebida espumosa a partir de zanahorias, bajo la marca de Artezana, resultó ganadora del segundo premio Campus Emprende 2012 de la Fundación Universidades de Castilla y León. «Recibimos una ayuda de 9.000 euros para el capital social de la empresa», recuerda David. Al principio, el laboratorio lo tenían en casa, y decidieron lanzarse a la búsqueda de una nave donde asentar su empresa. «Fue una locura buscar el enclave adecuado. Había que cumplir una normativa muy rigurosa. Después de mucho buscar, decidimos instalarnos en Artis, el Centro Provincial de Artesanía en Portillo, ya que nos ofrecían muchas ventajas y donde tenemos dos naves, una para elaborar y otra como almacén», argumenta Tardón.

Poca graduación

Artezana es una bebida espumosa cuyo sabor sorprende al paladar. Con una graduación alcohólica algo inferior a la del champán, su sabor resulta una mezcla entre la cerveza, la sidra y el vino. Es muy agradable, refrescante y dulce. Su sabor especial, no deja a nadie indiferente, por lo reconocible y a la vez inusual de la zanahoria. Popularmente ya se le ha comenzado a denominar como vino de zanahoria, sin embargo, tal y como aclara David, «vino es aquella bebida hecha con uva, por lo tanto no podemos llamarla así. Artezana es una bebida espumosa de zanahoria, cuya elaboración se consigue a partir de una mezcla de procesos, en los cuales provocamos la fermentación alcohólica del zumo de la zanahoria. La elaboración no tiene nada que ver con la del vino. El proceso es totalmente diferente, es bastante más complicado, principalmente porque al ser los únicos que lo hacemos, no tenemos otras referencias. En nuestro caso, es fundamental la investigación y seguir probando para sacar otras líneas de bebida. La que tenemos ahora en el mercado es un semidulce espumoso, nuestra intención es lanzar una línea de seco y más adelante otra de barrica», explica.

Más información

Las zanahorias que utilizan provienen de la provincia de Valladolid, por calidad y cercanía. Estos tres emprendedores negocian directamente con los productores para que seleccionen las de mayor calidad. «Nos gustaría llegar a tener nuestra propia plantación, pero aún es pronto». Aproximadamente necesitan unos dos kilos de materia prima para producir 75 centilitros de Artezana.

Marida a la perfección con cualquier tipo de entrantes. «Debido a su baja graduación alcohólica, 8,5%, es una bebida muy polivalente. Resulta ideal para consumirla sola, para tomarla como cóctel en eventos, o con comidas ligeras o aperitivos. Por ejemplo, con foie, con queso fresco y cebolla caramelizada está exquisita, con crema de higos, incluso con sushi, ensaladas y postres. Incluso está funcionando muy bien en coctelería, como agregado a los gin-tonics, para hacer copas afrutadas», anota David.

Acuden a numerosas ferias especializadas para dar a conocer su producto, que comercializan en dos formatos, de 75 y de 33 centilitros (al precio de 6,90 y 3,50 euros, respectivamente). Actualmente están creando su propia red de distribución, escogiendo con mimo los puntos de venta, que de momento solo se encuentran en Castilla y León. También están empezando a hacer contactos para exportar en República Checa y Nueva Zelanda, entre otros países. A Tardón y sus socios les gustaría que algún día Artezana se convirtiera en la bebida típica de Valladolid.