El cuerpo del joven ahogado en el Duero será repatriado a Colombia

El cuerpo del joven ahogado en el Duero será repatriado a Colombia

El alcalde de Tordesillas, donde residía junto a su madre, colabora con la familia para agilizar los trámites

J. SANZ

El cuerpo del joven colombiano de 18 años que perdió la vida el pasado miércoles por la tarde en las aguas del Duero, a su paso por el término de San Miguel del Pino, será velado en la jornada de hoy en el tanatorio municipal de Tordesillas antes de ser repatriado a su país natal, donde recibirá sepultura, según confirmó ayer el alcalde de la localidad, José Antonio González, quien lamentó la pérdida de un «chico que vivía en el pueblo desde hacía tiempo, donde estaba perfectamente integrado, y que solo tenía aquí a su madre». De ahí que el Ayuntamiento ofreciera ayer su apoyo a la progenitora para intentar agilizar los trámites del traslado.

más noticias

En cuanto a lo ocurrido poco más hay que añadir sobre un ahogamiento accidental, según confirmó ayer la Guardia Civil, registrado a las 17:45 horas en el entorno de un arenal del río frecuentado por bañistas en las afueras de San Miguel del Pino. El joven de 18 años jugaba con dos amigos sobre unos troncos a modo de balsa, pero la corriente les arrastró y él no pudo alcanzar la orilla a nado.

Aguas libres

El tramo del Duero en el que se produjo el ahogamiento de un joven de 18 años en San Miguel del Pino es un punto frecuentado habitualmente por los bañistas tanto del pueblo como de la comarca. El arenal, situado a escasos minutos del casco urbano, no está señalizado como zona de baño solo la playa de Las Moreras lo está en la provincia, si bien fuentes de la Confederación Hidrográfica del Duero explicaron ayer que las aguas de cualquier río se consideran de «uso común» y en ellas está permitido el baño sin más trámites.

Su cuerpo, sumergido a tres metros de profundidad y a doce de la ribera, fue localizado por los buzos de la Benemérita tres horas después. En la jornada de ayer se le practicó la autopsia en el Instituto de Medicina Legal y al cierre de esta edición estaba previsto su traslado al tanatorio municipal de Tordesillas, donde «la madre pretendía velarlo en la jornada de hoy antes de la repatriación para permitir a sus amigos despedirse de él», señaló el regidor, quien explicó que la familia contaba con un seguro de deceso que correrá con los costosos gastos del traslado del cuerpo y relató que él mismo habló ayer con la compañía para facilitar que pudiera ser velado antes.

Dairon Marcelo Carabali, el joven fallecido de 18 años, y su madre residían en la localidad vallisoletana, en la que el chico estudiaba y jugaba en los juveniles del Atlético Tordesillas. «Lo ocurrido es una auténtica pena», concluyó el alcalde.