Nidos para el cernícalo primilla, depredador del topillo campesino

Presentación del proyecto en Nava del Rey./
Presentación del proyecto en Nava del Rey.

Grefa y Banco Santander presentan un proyecto de protección de la especie en varios municipios, a través de la instalación de nidales de cría en diversos silos agrícolas que en su día almacenaron grano

EL NORTEvalladolid

El Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa) y la Fundación Banco Santander presentaron hoy en Nava del Rey (Valladolid) un proyecto de protección de la especie del cernícalo primilla en varios municipios de su entorno, a través de la instalación de nidales de cría en diversos silos agrícolas que en su día almacenaron grano. El objetivo se centra en crear corredores biológicos para que el ave rapaz se comunique y pueda cumplir su función depredadora, sobre todo del temido topillo campesino que causa serios daños en los cultivos de la Comunidad.

Los nidos de esta especie, en periodo regresivo, se han instalado ya en 14 silos -sobre un total de 18 previstos cuando finalice la actuación- a lo largo de las autovías radiales que atraviesan las provincias de Valladolid, Ávila, Salamanca y Zamora. El cernícola primilla es la más pequeña de las especies de halcones europeos. Los silos de grano, muchos de ellos ya sin uso pero situados en un hábitat estratégico para las aves, han iniciado una nueva andadura como soportes óptimos para que nidifiquen no solo el cernícalo si no también otras rapaces ligadas a los entornos agrícolas como la lechuza, el cabarallo o el autillo.

Según señaló Ernesto Álvarez, responsable del proyecto a través de la asociación conservacionista Grefa, los corredores biológicos del cernícalo en la autovía noroeste y la Ruta de la Plata en Castilla y León, tienen el apoyo no solo de la Fundación Santander si no también de los ayuntamientos beneficiados y la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta. «Se trata de regenerar las poblaciones de aves que en muchas lugares son escasas y que precisan del sustrato de nidificación para poder reproducirse. Estas colonias de aves migratorias que vienen en primavera a criar aprovechan elementos del paisaje agrario como pueden ser los silos, antiguos graneros, que se convierten en espacios seguros donde reproducirse sin ningún problema», aseveró.

Un controlador más

Por ello, consideró que, con el tiempo, se generan colonias madre del cernícalo primilla que habían ido desapareciendo, entre otros motivos, por la utilización de herbicidas en las zonas de cultivo que frecuentan, contribuyendo además a la lucha biológica contra las plagas, especialmente la que se produce de forma habitual en Castilla y León como la del topillo campesino. «Esta especie de ave rapaz es un controlador más y su existencia como depredador ayuda a que existan daños en espacios agrícolas donde se encuentra su hábitat», concretó

«Se trata de culminar un proyecto que por un lado quiere comunicar poblaciones antiguas de cernícalo primilla y por otro contribuir a apoyar al sector de los agricultores en su constante lucha contra las plagas que causan cuantiosas pérdidas en sus cosechas», agregó Álvarez. En este sentido destacó que a final de año estarán equipados cientos de nidales en 18 silos repartidos por las provincias de Valladolid, Ávila, Salamanca y Zamora.

El proyecto biológico y de generación de biodiversidad cuenta además con el apoyo de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta, cuya jefe de Plagas, Constantino Álvarez, agradeció la invitación de Grefa y la Fundación Santander para colaborar en un proyecto con connotaciones positivas para la recuperación de especies, junto a lo que supone para el sector agrícola al postularse como favorecedora del equilibrio entre depreador-presa, actuando en este caso contra una problemática plaga como puede llegar a ser la del topillo campesino.

Apuesta por las rapaces

A su juicio, la labor de las rapaces no es una solución única que 'per se' pueda garantizar que el problema se solucione pero sí garantizar que con una apuesta biológica de preservar su hábitat se van a poder reducir los daños y los riesgos que algunas especies causan en los cultivos agrícolas', aseveró. Por ello, se postuló a favor de apoyar a colectivos conservacionistas como Grefa ya que los ecosistemas si se transforman se mantienen con una buena labor de equilibrio entre las especies.

Finalmente, Borja Baselga, director de la Fundación Banco Santander, entidad que financia el proyecto naturalista, señaló en su intervención que la colaboración con el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa) «es interesante por lo que supone de conectividad de una especie a proteger como el cernícalo primilla, además de incentivar la colaboración público-privada que puede funcionar muy bien».

En este sentido destacó el de varios ayuntamientos de Castilla y León y la Junta y se postuló a favor de incentivar acciones favorables al mantenimiento de la biodiversidad, «que otros colectivos puedan imitar y contribuir con ello a que no se extingan poblaciones que cumplen con una función importante en los hábitats donde se reproducen y actúan las rapaces», concluyó.