Llega a Valladolid el gigante del neumático

En 1970, Michelin se acogió a los beneficios del Polo de Desarrollo con la promesa de crear 2.500 puestos de trabajo e invertir más de 4.500 millones de pesetas

Presentración oficial del proyecto de Michelin en Valladolid /
Presentración oficial del proyecto de Michelin en Valladolid
ENRIQUE BERZAL

La noticia se justificaba con solo mencionar la cuantía de la inversión que se avecinaba y los puestos de trabajo que se pretendían crear: 4.721 millones de las antiguas pesetas y 2.647 empleos. Una enormidad para aquel Valladolid que, merced al espaldarazo del Polo de Desarrollo, aprobado en 1964, se afianzaba así como la capital industrial de la vieja Castilla.

El Norte de Castilla aún no podía desvelar el nombre de la multinacional, por lo que aquel 19 de mayo de 1970 se limitó a señalar que el magno proyecto procedía de una de las cuatro empresas que han solicitado acogerse a los beneficios del Polo de Desarrollo de Valladolid, en su último concurso.

Unos beneficios fiscales y financieros que incluían, tal y como detallaba la Memoria de 25 páginas elaborada con fines eminentemente propagandísticos, medidas como la reducción de hasta el 95% del Impuesto general sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, del impuesto general sobre el Tráfico de Empresas y de los Derechos Arancelarios y del impuesto de compensación de gravámenes interiores; subvenciones a fondo perdido por un importe de hasta el 10% de la inversión en capital fijo; preferencia en la obtención de crédito oficial; y derecho a la expropiación forzosa de los terrenos necesarios para su instalación o ampliación de las industrias.

El fortalecimiento del sector de la automoción asociado a la designación de Valladolid como Polo de Desarrollo aportaba no pocas pistas acerca de la empresa que habría de desembarcar en la ciudad del Pisuerga: Según el rumor popular extendido desde hace varios días por la ciudad- se trata de una empresa dedicada a la construcción de cubiertas de automóviles y, más concretamente, en círculos relacionados con la industria automovilística se dice que se trata de la firma francesa Michelin, señalaba El Norte.

En efecto, la noticia se oficializó en el mes de septiembre, cuando el Consejo de Ministros aceptó la petición de implantar en nuestra ciudad una nueva empresa. En la mañana de ayer, en el despacho del gobernador civil, se procedió la firma de la notificación oficial por la que queda incluida beneficiándose con el régimen establecido- en el Polo de Desarrollo de Valladolid, una factoría para la fabricación en España de neumáticos Michelín, informaba el decano de la prensa el día 19.

Era, de hecho, una evidencia más de la vital importancia de las industrias con capital extranjero acogidas al Polo vallisoletano, encabezadas, sin duda alguna, por FASA-Renault. Las conversaciones entre los directivos de Michelin y la gerencia del Polo de Desarrollo, presidida por Antonio Narro de Povar, habían comenzado en el mes de abril. Conversaciones que abocaron a la conclusión de establecer en Valladolid una nueva factoría. Fue presentada, entonces, con fecha 13 de mayo, la oportuna documentación para acogerse a los beneficios de este Polo de Desarrollo, señalaba El Norte, y el Consejo de Ministros aceptó la petición.

En la firma de la notificación oficial estuvieron presentes el gobernador civil, Alberto Ibáñez Trujillo, el citado Narro de Povar, el director de S.A.F.E. Neumáticos Michelin, M. Jean Pauze, y los señores Georges Rouzier, Demetrio Beltrán de Heredia y Davin.

La inversión global que llevará consigo la instalación de esta factoría Michelin en nuestra ciudad asciende a la cantidad de 4.560.000.000. En ella se crearán 2.500 puestos de trabajo. El terreno que ocupará será de 420.000 metros cuadrados. Se prevé que la factoría -que entrará en funcionamiento por fases- estará en plena producción hacia el año 1976. Y finalmente, la exportación prevista asciende a 5.500 millones de pesetas, detallaba el diario.

Para la construcción de la fábrica se aprobó, en 1972, el llamado Plan Parcial del polígono del Cabildo, que autorizaba la instalación de industrias, lo que obligó a recalificar los suelos de espacio verde y uso deportivo a industrial. Las obras, que comenzaron en abril de 1972, culminarían, en diversas fases, a finales de la década de los 70. La vallisoletana era la cuarta en España después de las factorías de Lasarte (1934), Vitoria (1966) y Aranda de Duero (1970), y casi coetánea con el Centro de Experiencias de Almería, abierto en enero de 1973. Hay que tener presente, no obstante, que fue en enero de 1909 cuando la marca de neumáticos decidió conceder su representación exclusiva para España a la Sociedad Anónima del Neumático Michelin, establecida a tal efecto en los números 21 y 23 de la madrileña calle de Sagasta.

Michelin logró establecer en nuestra ciudad una planta de producción de neumáticos de grandes dimensiones, que comportó la generación de un amplio contingente de empleo, puesto que, tras sucesivas ampliaciones, en la década de los ochenta su plantilla ya estaba integrada por 2.000 trabajadores.

Era evidente, por otro lado, la complementariedad productiva establecida entre esta factoría de fabricación de neumáticos y la industria del automóvil, contribuyendo a afianzar aún más, como ha señalado Luis Pastor, el protagonismo y el carácter aglutinador del complejo vallisoletano de la automoción.

La nueva factoría será capaz de producir 48.000 toneladas anuales de neumáticos y 23.400 toneladas de cubiertas, aseguraban los directivos franceses que participaron en la firma de la notificación oficial, que a la altura de abril de 1972 esgrimían, ufanos, datos que demostraban el incontestable liderazgo de la empresa francesa en nuestro país:

A pesar de la existencia de otros tres fabricantes, puede decirse que de cada dos neumáticos vendidos a los automovilistas y a los transportistas, Michelin vende uno. Todos los fabricantes de automóviles montan el neumático radial Michelin en proporción importante.

Además, en esos momentos Michelin exportaba a 80 países, entre los que destacaban Francia, Alemania, Inglaterra, Suecia, Australia y Estados Unidos, lo que la convertía en el exportador de neumáticos más importante de España.

El primer neumático de la factoría vallisoletana se fabricó el 2 de octubre de 1973: una cubierta de turismo americano; contaba entonces con una plantilla de 578 trabajadores y una superficie cubierta de 76.000 metros cuadrados. En febrero de 1975 salieron las primeras cubiertas de turismo europeo, y en este mismo año comenzó a fabricar semiterminados y a producir neumáticos agrícolas.

 

Fotos

Vídeos