Yoana Cuesta, 'influencer' palentina

«Una 'influencer' puede pedir más de mil euros por publicar una foto con tu ropa»

Yoana Cuesta, en su tienda 'Somos Caprichosas'. /Antonio Quintero
Yoana Cuesta, en su tienda 'Somos Caprichosas'. / Antonio Quintero

La joven palentina, de 24 años, abrió su primera tienda tras el éxito que experimentó con la venta de accesorios por las redes sociales

LAURA LINACEROPalencia

La moda forma parte de un escaparate que causa cada vez más la admiración en la sociedad. Yoana Cuesta, de tan solo 24 años, arriesgó con un proyecto de ropa que ha alcanzado un éxito tanto en Internet como en la propia tienda física. La palentina, que cuenta con más de 130.000 seguidores en Instagram, reconoce la importancia de las ganas en la postura emprendedora de los jóvenes. El trabajo en las redes sociales y la página web, unido a la dedicación en su tienda, envuelve la vida de la 'influencer' palentina desde que hace dos años decidió iniciarse en este mundo.

–¿Cómo decidió comenzar con su propia marca?

–Desde que era pequeña me ha gustado la idea de vender y he querido tener mi propia tienda. Comencé vendiendo complementos a los conocidos y a trabajar para poder ahorrar e invertir en algo más grande en el futuro. Abrí un Instagram para vender accesorios y hacía las entregas en la calle. Finalmente, cuando se presentó la oportunidad de alquilar un local hace dos años, decidí arriesgarme en el proyecto. Invertir en esto supuso decir adiós a mi sueño de ser actriz, pero ahora soy tan feliz con mi trabajo que rechazaría hasta un papel en Hollywood.

–¿Qué dificultades superó hasta conseguir llegar a sus expectativas?

–El comienzo ha sido difícil porque está en un barrio que no es céntrico. Sin embargo, yo no pensé en eso porque al final, quien viene hasta aquí es porque tiene la confianza de que va a encontrar lo que está buscando y enseguida se ha popularizado a través de Instagram y los comentarios de la gente. Además, tuve que compaginar la inauguración de la tienda con mi último año en Arte Dramático.

–¿No se plantea trasladar la tienda al centro?

–Ahora la clientela conoce este sitio y me transmite inseguridad que las franquicias de la Calle Mayor estén cerrando. Miré por curiosidad los alquileres de los locales más céntricos de Palencia y son excesivamente caros para la superficie que tienen.

–Las redes sociales son una parte fundamental en su trabajo, ¿cómo lo gestiona?

–Esa parte de mi trabajo implica tener mucha dedicación. Si no eres constante subiendo contenido, la respuesta de la clientela es muy inferior que si te muestras activa.

–¿Cuál es la clave para tener éxito?

–Para mí lo más importante es tener una motivación y ganas. De hecho, quiero tener a mi lado gente que quiera crecer conmigo porque para mí la actitud es fundamental en un negocio. A mí trabajar en esto me hace feliz, y creo que eso se nota en el resultado.

–¿Cómo explica que una tienda con tan pocos años de vida tenga el éxito que tiene?

–Yo creo que la idea de enviarle productos a 'influencers' reconocidas ha sido clave. Es una inversión importante porque te pueden llegar a pedir más de mil euros por las fotos con tu ropa, pero tiene resultados inmediatos. Además, para mí es fundamental que la clientela se vaya contenta, porque la mejor publicidad es que salgan satisfechas.

–¿Cree que el papel de las 'influencer' está menospreciado?

–En ocasiones sí, parece que solo vamos de viaje porque en las redes sociales mostramos la mejor parte. Sin embargo, si la gente supiera las horas que hay detrás se sorprendería.

–¿Qué es lo que más valora la clientela en la compra?

–Al final lo que todos buscamos es ropa barata de calidad y ofrecer eso es nuestro trabajo. Las clientas tienen la confianza de que las aconsejamos en lo que creemos que es mejor y es ropa exclusiva. Esta implicación la agradecen mucho. Además, activamos sorteos en Instagram de ropa o viajes para recompensar la fidelidad de las clientas.

–¿Ha pensado en ampliar el negocio?

–Sí, me he planteado abrir una tienda en otra ciudad, pero tengo tanto trabajo que no puedo dedicar lo necesario a un nuevo proyecto.

–¿Cómo describe la moda en Palencia?

–Las personas en Palencia no son arriesgadas, buscan más la comodidad. Por la página web las clientas sí compran prendas más explosivas. Muchas no usan ropa atrevida por el 'qué dirán' y me da mucha rabia.

–La moda se relaciona con el género femenino, ¿los hombres se involucran cada vez más en la moda?

–Lo que más me preguntan es cuándo voy a meter ropa de chico, pero es que en la tienda de ahora no dispongo de más espacio. Me he planteado la idea de hacer mi logo para prendas unisex.

–¿Qué evolución ha notado desde que abrió la tienda hasta ahora?

–Antes estaba mucho más desinformada en temas legales y algunas personas se aprovechan de eso. Ahora ya sé cómo gestionar esas cosas.