Melania Trump y el arte de caminar sobre tacones de aguja de 12 centímetros

Melania Trump y el arte de caminar sobre tacones de aguja de 12 centímetros

Los zapatos de la primera dama de Estados Unidos han vuelto a acaparar todas las miradas en la cumbre del G7 celebrada en la localidad francesa de Biarritz

Sonia Quintana
SONIA QUINTANA

La primera dama norteamericana lo ha vuelto a hacer. Ha conseguido 'colar' sus zapatos en la 'agenda oficial' de su marido, el mismísimo 45º presidente de Estados Unidos. Esta vez lo ha hecho en la cumbre del G7, celebrada el pasado fin de semana en la localidad francesa de Biarritz, donde ya se bajó en el aeropuerto de Burdeos del Air Force One luciendo unos salones de Christian Louboutin fucsias, a juego con el estampado de su vestido de Calvin Klein. Esos taconazos fueron solo los primeros del día, más tarde escogió otros 'louboutins' (los célebres tacones franceses de la suela roja lacada) para su encuentro con Emmanuel y Brigitte Macron. Para esta ocasión se decantó por unos salones plateados metalizados; sin duda, los más espectaculares de la cumbre.

Melania Trump sólo descendió de sus tacones de aguja de 12 centímetros durante la mañana del domingo cuando, junto al resto de esposas de los mandatarios (Akie Abe, mujer del primer ministro japonés o Cecilia Morel, esposa del presidente chileno, entre otras), realizaron un recorrido turístico por la zona, capitaneadas por la anfitriona Brigitte Macron, esposa del presidente francés. Para esa jornada la exmodelo de origen esloveno eligió unas bailarinas blancas de punta planas. Seguía siendo la más alta. No hay que olvidar que la mujer de Trump tiene una estatura de 1,80, sólo diez centímetros menos que la de su marido, y al que supera en dos centímetros cada vez que se enfunda sus Louboutin.

Esta ha sido una de las raras ocasiones, aunque no la única, en las que se ha visto a la actual primera dama de Estados Unidos bajarse de sus 'imposibles' tacones de aguja, eso sí, con los que ella sabe caminar como nadie, incluso sobre el césped. ¿Un guiño al monarca Luis XIV quien impuso sus famosos zapatos de tacón alto, además de las enormes pelucas, como costumbre en el vestir de la época? El propio Louboutin confesó en una ocasión que «la estatua de Luis XIV lleva unos de mis zapatos preferidos», con tacón de diez centímetros y siempre de suela roja (firma del que fuera en aquella época el zapatero personal del conocido como 'rey sol', el francés Nicholas Lestage).

Adicta a los 'taconazos' de aguja, Melania Trump, quien incluso se decantó por otros 'louboutins', de 12 centímetros y 700 euros, para cumplir con la tradición de plantar un esqueje del roble Eisenhower original en el jardín de la Casa Blanca, en su papel de primera dama; apostó por otros 'stilettos' de charol rojo de la firma francesa para su último 'look' en Biarritz. Anteriormente para pasear por las playas de Cote des Basques escogió otros 'louboutins', esta vez de color blanco. Cuatro 'taconazos' sobre los que la exmaniquí camina mirando al mundo desde otra perspectiva. No hay que olvidar que, según los expertos, una de las mejores maneras de tener estatus social era a través de costumbres imprácticas. No ha cambiado mucho la Historia.

Detalle de los zapatos de Melania Trump (a la izquierda) y Brigitte Macron.
Detalle de los zapatos de Melania Trump (a la izquierda) y Brigitte Macron.