Los hábitos de mañana (más saludables) que transformarán por completo tu día

Los hábitos de mañana (más saludables) que transformarán por completo tu día

Levantarte cada mañana con energía depende, en gran parte, de las costumbres que tienes justo al despertarte

E. SÁEZ

Seguro que conoces a alguien que todos los días se levanta con una sonrisa de oreja a oreja y una energía desbordante. ¿Cómo lo hacen? Probablemente es porque son lo que los expertos denominan como personas alondras, es decir, aquellas cuyo ritmo interno les hace tener más energía por las mañanas. Pero que tu personalidad y hábitos sean otros, no significa que no puedas empezar el día con esa vitalidad porque, afortunadamente, esto se puede entrenar y conseguir a través de algunas buenas costumbres y hábitos saludables que adquirir por las mañanas.

Ponerlos en práctica puede tener consecuencias muy positivas en el desarrollo de la jornada, pues las primeras horas del día pueden ser determinantes. No obstante, se trata de adaptarlos a cada persona y estilo de vida. ¡Te contamos cuáles son!

  • 1

Acostúmbrate a madrugar un poco más

¿Cómo es posible que madrugar más contribuya a tener más energía? Aunque suene contradictorio, parece ser que es así. Un estudio publicado en The Journal of General Psychology en 2008 concluyó que las personas madrugadoras procrastinan mucho menos que las personas que no lo son. Como imaginarás, para que esto sea posible es necesario irse a dormir antes. Un truco para conseguirlo es poner la alarma 15 minutos más temprano cada día durante una semana, luego 30 minutos y así sucesivamente hasta alcanzar la hora deseada. Pero olvídate de poner mil alarmas por la mañana. Esa manía, además de molestar a tus familiares, solo consigue retrasar lo inevitable y alargar la agonía

Cuando te acostumbres, tu propio cuerpo será el que te pida irte a la cama más pronto para descansar lo necesario. Ten en cuenta que este paso es clave porque te permitirá tener más tiempo para afrontar la mañana con calma y llevar a cabo el resto de hábitos de mañana saludables. Una buena forma de verlo es considerar este tiempo como una inversión en bienestar.

  • 2

Dedica unos minutos a poner por escrito cómo te sientes

Puedes llamarlo diario o como a ti te apetezca, pero emplear unos minutos durante la mañana a para escribir cómo te sientes puede ayudarte a identificar tus preocupaciones o problemas y así ponerles remedio de forma más eficaz, como explican desde el Centro Médico de la Universidad de Rochester.

Otra opción es poner por escrito una pequeña lista con, por ejemplo, tres cosas por las que te sientas agradecida. Es una forma de empezar el día con una perspectiva más positiva, ¿no crees?

  • 3

Actívate con un entrenamiento rápido

Si eres de las que se levanta, se viste en 5 minutos y sale por la puerta, es probable que este punto te parezca una locura. Pero todo es cuestión de reservar más tiempo para ti misma por la mañana. Existen varios estudios, que demuestran que hacer una rutina de ejercicios por la mañana ayuda a reducir la presión arterial y a mejorar la calidad del sueño. A su vez, este hábito contribuye a evitar el estrés y mantener la forma física.

No hace falta que sea una rutina larga, de hecho con 10 o 15 minutos puede ser suficiente. En cuanto a los ejercicios, elige los que más te gusten. Hacer estiramientos, hacer unas posturas de yoga, salir a caminar de forma enérgica....

  • 4

Practica la meditación

La neurociencia sugiere que la atención plena es una de las claves para controlar la ansiedad, mejorar la toma de decisiones y pensar de forma más clara. Hay estudios, como el publicado en la revista Biological Psychiatry, que determinan que la meditación puede producir cambios en el cerebro y mejorar la salud. Si quieres empezar a practicarla solo tienes que colocarte en una posición cómoda, concentrarte en tu respiración y aceptar (sin juzgar) los pensamientos y sensaciones que experimentes durante unos minutos cada mañana.

  • 5

Desayuna cuando te apetezca y con calma

No es necesario que desayunes nada más levantarte. Escucha a tu cuerpo y come cuando te apetezca. Es conveniente, además, hacerlo de forma tranquila pues está demostrado que comer despacio facilita la digestión y ayuda a identificar mejor la saciedad.

Por supuesto, es fundamental que elijas alimentos nutritivos. Lo peor que puedes hacer si pretendes empezar el día con energía es desayunar galletas, bollería, zumos envasados y otros ultraprocesados ricos en ingredientes de mala calidad.

Lo más recomendable es optar por fruta, hortalizas, cereales integrales, lácteos, huevos… Es decir, alimentos cargados de nutrientes. El dietista-nutricionista Carlos Ríos, que aboga por la comida real, explica en su blog todo lo referente al desayuno e incluye un ebook con muchas ideas saludables para esta comida del día.

Temas

Salud