¿La arruga es bella?

«Hay muchas personas a las que las relaja el momento plancha. Otras, sin embargo, sufrimos de urticaria con tan solo pensar que el montón de ropa acumulada para tal tarea es digno del equipo de escalada mas experimentado»

¿La arruga es bella?
Cris Casales
CRIS CASALES

Ya desde hace años, bien sea por falta de tiempo o ganas, mucha gente reclama llevar la ropa arrugada. Para todos ellos las grandes firmas estudian las técnicas de fabricación 'crumpled'. Con ellas buscan utilizar la arruga como característica diferenciadora de la prenda, añadiéndole un toque muy personal al estilismo diseñado. Sin embargo, hay tejidos que no necesitan de terceros para que, de forma natural, se arruguen y te puedan convertir, de un plumazo, en 'la pasa más elegante de la huerta'.

Hoy trataremos sobre uno en particular. Estoy segura de que ya te ha venido a la mente ¿a que sí? Acertaste: el lino. Posiblemente estemos ante uno de los primeros tejidos de fibra vegetal existentes. Los primeros indicios que se tienen sobre el uso del lino datan del año 7.000 a.C. Su color puede ser crudo, amarillento, tostado o gris claro dependiendo de su procedencia y de la clase de enriado, que es el proceso mediante el cual se extraen sus fibras.

La arruga es una de las características más evidentes de este material. Pero ¿la arruga es bella? Según mi criterio, depende.

Por lo general las prendas se conservan mejor si están mínimamente planchadas. Además, una vez puestas, se ven más suaves y transmiten una imagen más cuidada. Una prenda arrugada puede dar sensación de dejadez e incluso de prenda demasiado usada. Teniendo en cuenta estos parámetros, parece que el lino no lo tiene nada fácil; pero nada más lejos de la realidad.

No nos equivoquemos, el lino también hay que plancharlo. Si es cierto que, después de puesto, la arruga que muestra es la expresión de nuestro movimiento, de nuestros codos y rodillas, de nuestra cintura… y es por ello que considero que, al ser natural, esa sí es una arruga bella. ¿Os imagináis una camisa de este tejido perfectamente planchada tras haber pasado cinco minutos de puesta? Yo no. Es algo antinatural. Vestir una prenda de lino sin arrugas es como divisar una cebra sin rayas.

A parte de sacar este punto positivo de un hecho aparentemente negativo, el lino tiene otras muchas virtudes. Una de sus mejores características es su grado de higroscopicidad, es decir, la capacidad que posee para absorber la humedad que le rodea. Gracias a ello resiste más tiempo a situaciones en las que notas que la prenda está mojada. Absorbe el sudor antes de adherirse al cuerpo. Es por ello que se le considera uno de los tejidos más frescos que hay.Otra cualidad a tener en cuenta es que en este tejido no crecen las bacterias, motivo por el cual es elegido muchas veces para vestir los interiores del calzado.

Apunta estos consejos para su cuidado:

Antes de coger el primer arreglo y de realizar la primera puesta: lava la prenda a una temperatura de unos 40 grados. Encogerá entre un 3% y un 4% pero después, cada vez que la laves, ya casi no encogerá, se suavizará y se quedará muy bonita. Lávalo siempre del revés. Tiéndelo lo más estirado posible. Nunca uses la secadora. Plánchalo humedecido y si la prenda está muy seca humedécela con agua destilada.

En definitiva el lino es un tejido perfecto para esta época de calor. Nunca pasa de moda, es estiloso, confortable, fresco, natural y su arruga está permitida… y es bella.

Temas

Moda