Cuatro procuradores se incorporan a las Cortes en el pleno de mañana

Cubren las bajas de María Jesús Moro, Ángeles Armisén, Carmen Luis y Paloma Sanz, que van al Congreso y al Senado

S. ESCRIBANOVALLADOLID.
Juan Jesús Blanco, Sonia Palomar, Isabel Blanco y Purificación Pozo. ::/
Juan Jesús Blanco, Sonia Palomar, Isabel Blanco y Purificación Pozo. ::

Están a punto de tomar la medida a su escaño en la zona más noble de las Cortes, el hemiciclo. Ocuparán los huecos que han dejado las cuatro parlamentarias a las que el escrutinio del 20 de noviembre ha colocado en el Senado y el Congreso de los Diputados. Sus renuncias al escaño autonómico han provocado que corra la lista de las candidaturas del PP en Palencia, Segovia, Salamanca y Zamora.

Los nuevos parlamentarios populares son el palentino Juan Jesús Blanco, alcalde de Guardo; la segoviana Sonia Palomar, alcaldesa de Ayllón; la salmantina Purificación Pozo, concejala en Béjar, y la zamorana Isabel Blanco, que accederá cuando tome posesión de su escaño a su primer cargo público. Alcanzarán su condición de procuradores en Cortes mañana martes, 13 de diciembre, al inicio del pleno que se celebra en el Parlamento.

Juan Jesús Blanco sustituirá a Ángeles Armisén. El regidor de la localidad minera tuvo presente desde que ocupó el quinto lugar en la lista autonómica que contaba con opciones para estar en las Cortes. Recuerda que en mayo se quedó a 630 votos de salir directamente a costa del tercer escaño socialista (en Palencia tienen cuatro el PP y tres el PSOE). Tiene claro que es alcalde de Guardo, «ejemplo de municipio periférico, de montaña y que sufre los efectos de la regresión económica», pero que es procurador por Palencia, en las Cortes de Castilla y León. «Allí no va uno trabajar por su municipio, voy a trabajar por todos», apunta Blanco.

Su nueva compañera de tareas parlamentarias, Sonia Palomar, también es alcaldesa. De Ayllón, también municipio de montaña y periférico. «Dicen que somos el todo a cien. Estamos a cien kilómetros de Segovia, a cien de Soria y a cien de Madrid», explica la regidora de la localidad segoviana. Con 38 años ha iniciado su segunda legislatura como alcaldesa y asegura que la vida municipal supone un máster en toda regla en urbanismo, administración y resolución de problemas. «Aprendes de todo», manifiesta la nueva procuradora, trabajadora de la Fundación de la Universidad Carlos III en excedencia, diplomada en Relaciones Laborales y Licenciada en Ciencias del Trabajo. Sobre los asuntos que le gustaría llevar en las Cortes a partir de ahora afirma que se siente «más segura en el ámbito de Economía y Empleo».

La llegada de Purificación Pozo hará que Béjar cuente con dos parlamentarias en las Cortes. Ella por el PP y Ana Muñoz de la Peña por el PSOE. Pozo es concejala en el Consistorio bejarano. «Por pocos votos no salí el 22 de mayo como octava procuradora y me dijeron que estuviera preparada, porque era probable que finalmente entrara en las Cortes», precisa la nueva parlamentaria. «Me debo a Béjar, pero también a las necesidades de los ciudadanos de Salamanca y de Castilla y León», apunta Pozo, que dice sentirse cómoda con temas de Cultura, pero estar «dispuesta a trabajar donde estimen que sea necesaria». Cierra el cuarteto Isabel Blanco Llamas. Es ingeniera de Caminos y trabaja en la Diputación. «Por gustar, por carrera y por experiencia me veo en temas de Fomento, pero me adaptaré a los huecos que haya», precisa la zamorana, que defiende que los procuradores deben ser cercanos y accesibles a los alcaldes y concejales y a los ciudadanos. «Estoy a su disposición para lo que necesiten», concluye.

Renuncias voluntarias

De los cuatro nuevos, solamente Purificación Pozo tenía asegurada su entrada en las Cortes tras el 20-N. Sustituye a María Jesús Moro, futura diputada, cargo que es incompatible con el de procuradora. Las tres senadoras podrían haber mantenido el escaño en las Cortes. Eso se ha destacado en el PP, desde donde contraponen su actitud con la del portavoz socialista y secretario regional del PSOE, Óscar López, también senador. Ejemplos de compatibilizar ambos escaños también ha habido en el PP. Hasta mayo lo hizo la vallisoletana Arenales Serrano y antes, la exconsejera de Hacienda y actual presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, hizo lo propio cuando las Cortes estaban en el castillo de Fuensaldaña. La coincidencia de plenos obligaba a la leonesa a quedarse en Madrid y 'saltarse' habitualmente una de las dos sesiones en las que se desarrollan los de las Cortes.

Fotos

Vídeos