Tapones que se enroscan a la vida

Asociaciones y particulares sin ingresos de toda España se sirven de la firma palentina Plásticos Magonsa para reciclar y recaudar dinero para necesitados

Un camión llegado de Burgos descarga miles de tapones en Plásticos Magonsa. ::
                             FOTOS: J. RUIZ/
Un camión llegado de Burgos descarga miles de tapones en Plásticos Magonsa. :: FOTOS: J. RUIZ

Hasta hace apenas tres años no eran más que piezas destinadas a coronar montañas de basura en vertederos al uso. A colorear pirámides perecederas ocultas a los ojos del común de los mortales. Sin embargo, en la actualidad se han convertido en la panacea de decenas de personas y asociaciones que, ahogados por el descenso de ayudas, subvenciones y obras sociales, apuestan por el ingenio para salir adelante.

El último conejo de la chistera puede encontrarse en cualquier menester diario. El tapón de plástico de botellas de refrescos, de detergentes, de geles de baño... ha adquirido una nueva dimensión para personas que se aferran a estas piezas porque la vida le va en ellas. Familias desestructuradas, sin ingresos, azotadas por reveses como el paro o la exclusión social. «No contamos con ingresos y tenemos que sacar adelante a una niña de 2 años con una parálisis cerebral en estudio, y a otra de 4, también con problemas», explica su madre, Vanesa García, vecina de Béjar. Los tapones de plástico se han convertido en una forma de conseguir una silla de ruedas adaptada a las necesidades de la pequeña Zaida. La familia ha llenado la localidad salmantina de cajas destinadas a convertirse en la materia prima de la empresa palentina Plásticos Magonsa.

La empresa, ubicada en el polígono industrial de Villamuriel de Cerrato, ha encontrado una curiosa fuente de abastecimiento, con la que además responde a las necesidades de particulares y asociaciones de toda Castilla y León, incluso, de fuera de la comunidad. Es el caso de la tarraconense Judith Pérez, que hace apenas unas semanas entró en contacto con la recicladora palentina. La catalana, con una osteoporosis derivada de los efectos secundarios del uso de corticoides, ha iniciado una campaña para la recogida de tapones de todo tipo para obtener unos ingresos económicos destinados a iniciar un tratamiento privado que supera los 18.000 euros mensuales. «Todo fue por un catarro, que de golpe se convirtió en bronquitis y, a su vez esta en asma», comenta Judith. «Ahora solo pido que haya un médico que me dé soluciones para mejorar, aunque sea solo un poquito, mi vida», afirma. Su gemela, Jennifer, ha orquestado toda una campaña para lograr ingresos para su hermana. 'Ayuda para Judith Pérez Díaz' crece en Facebook casi en la misma proporción que la cantidad de toneladas de tapones que llegan a Plásticos Magonsa.

La recicladora palentina pretende cerrar 2011 con más de 500 toneladas de tapones utilizados. «Parece que fue ayer cuando recibíamos los primeros en furgonetas desde Toro», explica el responsable del Departamento Comercial de Magonsa, Juan Ramón González.

En la provincia palentina también hay más asociaciones que se sirven de Magonsa:Aspanis de la Fundación Personas o la Asociación Adismur de Villarramiel.