Una media de 7.600 vehículos al día utiliza la autovía de Segovia a Valladolid

Este año, la cifra ha aumentado un 5% respecto a los datos registrados en el año 2010

MÓNICA RICOSEGOVIA.
Vista de la denominada Autovía de Pinares, que conecta Segovia con la capital vallisoletana. ::                             M. RICO/
Vista de la denominada Autovía de Pinares, que conecta Segovia con la capital vallisoletana. :: M. RICO

Hace ahora poco más de tres años que el presidente de la Junta de Castilla y león inauguraba en el término municipal de Cuéllar la vía de alta capacidad A-601, conocida como Autovía de Pinares, que une las capitales de las provincias de Segovia y Valladolid en un tramo de poco más de 104 kilómetros, de los que casi cuarenta transcurren por la provincia vallisoletana y el resto por Segovia, donde para muchos vecinos, la infraestructura ha supuesto un gran alivio, especialmente por motivos laborales. Gracias a la construcción de esta vía, el trayecto se acorta en 28 minutos con respecto al tiempo que utilizaban anteriormente los vecinos que se trasladaban de una capital a otra.

Desde septiembre de 2008, cuando se inauguró la infraestructura, ésta no ha hecho más que crecer,en lo que a número de vehículos que transitan por ella se refiere. Así, en las cifras de este último año, la vía registra una media de 7.600 vehículos diarios, una cifra que se sitúa en los 6.939 en lo que va de año el tramo sur, el que transcurre desde Cuéllar hasta la capital, lo que supone un 6.47 más que en todo el año 2010, lo que confirma la aceptación que tiene la vía, que continúa en un crecimiento paulatino desde su puesta en marcha en 2008 cuando se registró una intensidad media diaria de 5.493 vehículos (incluyendo tráfico ligero y pesado). En 2009 el número amentó hasta 6.099 vehículos, cifra que en 2010 se situó en 6.572 vehículos de media en el tramo segoviano.

Los datos apuntan a que los mayores pasos de vehículos se registran durante los meses de verano, cuando más desplazamientos se realizan debido a los períodos vacacionales.

En el tramo sur de la Autovía de Pinares, en este último año el mes en el que se registró mayor intensidad media diaria de vehículos fue julio, con 7.478, de los que casi un 90% fueron vehículos ligeros. Ésta queda registrada como la intensidad media diaria más alta que hasta el momento había soportado el tramo segoviano de esta vía. Muy cerca se situó el mes de agosto, cuando se contabilizaron 7.390 vehículos diarios, la misma cifra que en septiembre, que se coloca como el tercer mes con más tráfico.

Los datos chocan con las cifras del año pasado, cuando el mayor número de vehículos por día se registró en el mes de octubre, con una cifra que se situó en los 7.141 trayectos. Septiembre, agosto y julio, en ese orden, fueron los meses que registraron las cifras más cercanas, después del dato de octubre.

La vía no solo se ha erigido en el principal medio de unión de las provincias de Segovia y Valladolid, sino que también se encuentra situada como una vía alternativa de unión de Valladolid con Madrid y de Madrid con la zona norte de España.

Oportunidades

La entrada en servicio de la autovía supuso que muchos municipios de la provincia vieran en la nueva infraestructura un nuevo abanico de oportunidades, centradas principalmente en la ejecución de suelo industrial para la llegada de empresas.

Por su situación, las localidades de la provincia de Segovia enclavadas en el eje de la autovía, en algunos casos comenzaron a desarrollar suelo para la implantación de nuevas empresas que quisieran aprovechar la autovía de Pinares como un eje estratégico en el camino entre Valladolid, Segovia, Madrid y el norte de España.

Sin embargo, el momento de crisis que vive el país ha sido determinante, y pocas empresas han utilizado la autovía como enclave para sus negocios, aunque algunas industrias sí han aprovechado la oportunidad. Los municipios no tiran la toalla y en la actualidad ofrecen un total de 600 hectáreas enclavadas en el eje de la infraestructura.

En Navalmanzano, por ejemplo, sí se ha dado un caso de implantación de una empresa joven, con una situación cercana al acceso de la autovía, aunque no se ha notado el auge que se podía esperar en una localidad enclavada entre la SG-20 y la autovía.

Para el alcalde de Navalmanzano, Pablo Ángel Torrego, la puesta en marcha de la infraestructura ha sido positiva para los vecinos, que ahora llegan a Segovia en unos veinte minutos. Muchos acuden a diario a trabajar, lo que supone ganar en comodidad y tiempo, pero también son muchos los que acuden a las administraciones o las consultas del hospital general, por lo que las ventajas han sido abundantes.

Sin embargo, los vecinos también cuentan con un problema añadido, que es la carencia de una salida propia, ya que la de Navalmanzano es la salida a la carretera de Fuentepelayo y sí que existe la necesidad por parte de los vecinos de una vía propia, algo que se reclamó en numerosas ocasiones.

Otra de las reclamaciones de los vecinos es la existencia de cierto peligro y riesgo de accidente en la carretera de Fuentepelayo, en la travesía SG-221, donde existen carencias de iluminación y aceras, otra reclamación que se realiza desde la localidad a la Consejería de Fomento.

Pese a todos se muestran satisfechos de tener una vía que acerca a los vecinos a Segovia, sin olvidar que no tienen una salida propia y que en la misma existen puntos demasiados oscuros y en uno de ellos se sitúa un colegio, por lo que también reclaman incluso un semáforo que regule el tráfico en este área. Tampoco ha repercutido económicamente en el municipio como se esperaba, pero son conscientes de quedadas las circunstancias sociales y económicas, es difícil que una empresa se quiera asentar en cualquier municipio.

Para los vecinos de Sanchonuño también ha supuesto un cambio real. Muchos de los 'hijos del pueblo' viven de forma habitual en Madrid y regresaban hasta la localidad aproximadamente una vez al mes. Con la llegada de la infraestructura, la mejor comunicación con la capital de España se ha hecho notar y son muchos los que vuelven todos los fines de semana a disfrutar de la tranquilidad del pueblo, lo que repercute de forma positiva en los negocios de Sanchonuño, según explica su alcalde, Carlos Fuentes.

Sin embargo, tampoco allí todo es perfecto. Aunque el balance final es muy positivo, las reclamaciones pasan por la realización de una vía de servicio, dado que en la actualidad existe un gran tráfico de camiones por el centro del municipio, que transitan de una empresa a otra.

Ya se han hecho estudios preliminares e incluso una cuarta parte de lo que será el futuro vial en la actualidad se encuentra asfaltado, pero hasta el momento la alternativa para el paso de los vehículos pesados no ha llegado.