El éxodo a colegios concertados vacía las aulas públicas del casco histórico

La Escuela Laica, Pública y Gratuita denuncia que hay 1.004 vacantes mientras se favorece a los colegios privados

C. B. E.SEGOVIA.
Tres jóvenes se encaminan hacia su centro escolar en la capital segoviana. ::                             ANTONIO DE TORRE/
Tres jóvenes se encaminan hacia su centro escolar en la capital segoviana. :: ANTONIO DE TORRE

La Plataforma por la Escuela Laica, Pública y Gratuita de Segovia vuelve a dar un toque de atención, un aviso en toda regla sobre lo que sus miembros consideran un desagravio de la Junta de Castilla y León en detrimento de la enseñanza pública. Antes de todo, el colectivo enarbola los parámetros de calidad que brinda la formación que se imparte en estos centros, tal y como se pone de manifiesto cada vez que llega la temida prueba de acceso a la universidad. Los resultados de los bachilleres que salen de los institutos pura y meramente financiados con dinero público suelen ser mejores que los obtenidos por los estudiantes que se gradúan en centros privados y concertados, detalla el representante de Comisiones Obreras (CC OO), Óscar Sancho. Con esta salvedad por delante, la plataforma denuncia el exceso y el abuso de conciertos admitidos por la Dirección Provincial de Educación de la Junta de Castilla y León que dirige Antonio Rodríguez.

Esta plataforma aglutina a la Federación de Padres y Madres de Alumnos Antonio Machado, al Foro Social, a Segovia de Izquierdas, a la coalición de Izquierda Unida, a la central profesional del Sindicato de Trabajadores de Enseñanza (STEs), Acción en Red, a la Confederación General del Trabajo (CGT), al colectivo republicano Antonio Machado y a la propia unión de enseñanza de Comisiones Obreras. En su línea de movilizaciones, ha convocado una concentración para mañana, a las 19:00 horas, frente a la sede de la Dirección Provincial sita en la plaza José Zorrilla de la ciudad, para denunciar, precisamente, la excesiva concertación con colegios privados en perjuicio de la escolarización pública.

Jesús Juárez, como portavoz de la plataforma, ha criticado la política que mantiene la Administración regional de «alentar los conciertos educativos, aunque eso suponga el cierre real y efectivo de unidades en centros públicos». Opina que se «han perdido algunas oportunidades de oro» para favorecer la cobertura de plazas que se hallan vacantes en escuelas que funcionan con fondos públicos en la capital segoviana.

Trasvase de alumnos

Se refiere, en concreto, al caso del trasvase de alumnos que se ha producido este curso a raíz del cierre de las Jesuitinas. La inmensa mayoría de escolares que venían cursando sus estudios en el centro privado del Sagrado Corazón han pasado a engrosar las matriculaciones del colegio concertado Padre Claret. Para Jesús Juárez, en esta decisión «no se ha tenido en cuenta la amenazada infraestructura pública y la necesidad de cubrir plazas en el mismo área de influencia urbana», que no es otra que el recinto amurallado.

El cierre de las Jesuitinas ha contribuido a vaciar de escolares el centro histórico de la ciudad; pero a juicio de la plataforma aún es más sangrante que la Administración no haya aprovechado esta clausura para rellenar y repoblar las aulas de Infantil y Primaria de varios centros públicos que languidecen en el casco antiguo y cuya localización coincide geográficamente con la del ya extinto Sagrado de Corazón.

La plataforma cifra en 1.004 los pupitres que carecen de dueño en los colegios públicos distribuidos por la capital. Esta cifra equivale a que «hay 47 unidades o grupos de alumnos que no deberían estar concertadas en centros privados», apostillan los representantes de la organización demandante. De ellas, once se corresponden a los tres cursos de Infantil, mientras que el resto se reparten en los ciclos de Enseñanza Primaria.

Pupitres sin dueños

Los datos que maneja este colectivo defensor de la enseñanza pública, laica y gratuita reflejan que el Fray Juan de la Cruz -popularmente conocido como la Aneja- es el más damnificado por esta particular despoblación de alumnos que sacude la matriculación en centros de financiación pública. Contabiliza 131 vacantes. Otro centro que se encuentra en esta misma área de influencia urbana del recinto amurallado y que sufre un diagnóstico similar es el Domingo de Soto. Su caso quizás no es tan agónico como el que padece el Fray Juan, aunque tal y como señalan las estadísticas de escolarización para el presente curso recogidas por la plataforma denunciante, el colegio ubicado en la plaza Andrés Laguna posee 43 vacantes entre los tres cursos de Infantil y los seis de Primaria.

A medida que se amplía el radio de acción geográfica, la tónica de la disponibilidad de plazas libres se mantiene frente al exceso de conciertos favorecidos por la Administración autonómica. Así, por ejemplo, las aulas públicas del colegio Santa Eulalia también se ven afectadas por ese vacío. Este ejercicio hay 91 pupitres sin ocupar en este colegio. Ya en un emplazamiento más periférico, el colegio San José supera el centenar de vacantes, mientras que las clases del Eresma echan en falta 86 estudiantes para completar su cobertura de Infantil y Primaria.

La conclusión de la plataforma es que, al mismo tiempo que la enseñanza pública se desangra, «la Dirección Provincial de Educación de Segovia continúa aplicando políticas que benefician a los centros privados». La organización lamenta que sea la Junta la que «aliente cualquier posibilidad de aumentar los conciertos educativos en la provincia, aunque ello suponga la desaparición de más unidades de nuestros colegios públicos».