Geoffrey Enthoven Espiga de Oro «Ha sido un honor competir con los Dardenne»

El belga se declara enamorado del festival y promete volver con nueva obra

VIRGINIA T. FERNÁNDEZ
El ganador de la Espiga de Oro, el belga Geoffrey Enthoven, ayer nada más conocer el palmarés. ::
                             GABRIEL VILLAMIL/
El ganador de la Espiga de Oro, el belga Geoffrey Enthoven, ayer nada más conocer el palmarés. :: GABRIEL VILLAMIL

Otro año que el primer galardón de la Seminci va para una película que no se encontraba entre en las quinielas de los expertos. La tragicomedia del belga Geoffrey Enthoven se ha hecho con el Premio de la Juventud y la Espiga de Oro por 'Hasta la vista', un trabajo que él mismo califica de «arriesgado» por mezclar elementos delicados. Pero parece haber calibrado tan certeramente la proporción de cada ingrediente, que ha conseguido imponerse a los veteranos que partían como favoritos. El belga visita por quinta vez la Seminci. La última, lo hizo con 'The Over Hill Band'. Aunque su trayectoria cinematográfica viene marcada por un compromiso social, Enthoven afirma que esta es la película de la que se siente más orgulloso y, a la vez, la que ha sido «más divertida» de rodar.

-¿Imaginó ganar la Espiga de Oro?

-¡Jamás! Esto es un sueño. Además, conseguir también el premio de la Juventud, ha sido muy emocionante. Sobre todo, teniendo en cuenta que competíamos con los Dardenne. En Bélgica son toda una institución. Cuando vimos que su película estaba en la Sección Oficial pensamos que no tenía ninguna posibilidad. Se ve que cuando algo se sueña con mucha intensidad, se cumple.

-¿Qué ha supuesto para usted el festival antes de conseguir este galardón?

-Todas mis películas excepto una han estado en la Semici. Aquí, en Valladolid, di la primicia de 'Hasta la vista'. En mi última visita me preguntaron sobre el que sería mi próximo proyecto y yo conté que estaba preparando una película que se rodaría en España. Es genial volver dos años después y ganar.

-Quizás es uno de los motivos por los que ha conectado con el público español.

-Puede ser. Pero las reacciones del público belga han sido muy parecidas. Antes de ayer se proyectó en Roma y las reacciones fueron diferentes. La gente no se reía en los mismo momentos. Pero para los belgas España es uno de los primeros destinos turísticos. Cuando hicimos la promoción de la película, organizamos un concurso cuyo premio era un viaje a Torremolinos, a la casa donde los jóvenes pasan sus vacaciones.

-Pero esta cinta es mucho más que un viaje en busca de sol y sexo. ¿Cuáles cree que han sido las claves del éxito?

- Es un tema que muestra el lado duro de la realidad, a la vez trasmite que hay esperanza. Me gusta mezclar el lado más divertido con el más oscuro, pero siempre desde un punto de vista optimista, dando soluciones. Tengo dos proyectos en mente siguiendo también esta línea. Esta película era muy arriesgada. Mezclar el tema de la discapacidad con el sexo... Pero ha quedado una buena historia.

-¿Participa usted personalmente de ese optimismo?

-¡Oh no! Yo soy muy pesimista. Por eso me rodeo de gente positiva, ¡para que se me pegue algo! El humor facilita encontrar soluciones. Si puedes reírte de algo, puedes solucionarlo. Si te lo guardas, el problema permanece. Trasmitir eso es mi propósito con esta película.

-¿Qué supondrá para la película este empujón?

-Hemos firmado ya un contrato de distribución con Karma Films. Creo que se podrá estrenar en España en marzo. Me gusta que el festival haya premiado una película sin grandes estrellas, muy modesta de presupuesto. El idioma es un problema. Habrá que doblarla y eso va a costar dinero. Este premio permitirá hacer más copias. Hemos firmado 15, pero queremos alguna más. También espero que sea un trampolín para los actores, que apenas son conocidos ni siquiera en Bélgica.

-¿Resulta difícil producir cine de autor en su país?

-Hasta hace poco sí. Pero empieza a haber una industria potente. El cine flamenco es una marca de calidad hoy. Somos 6 millones de habitantes y el año pasado al menos dos películas sobrepasaron los 400.000 espectadores. La nuestra, tras seis semanas en los cines alcanzó los 160.000.

-¿En qué medida dependen de ayudas estatales?

-Existen muchas políticas de apoyo, especialmente a los nuevos talentos. Tanto, que últimamente las tornas se han invertido. Ahora los veteranos casi lo tienen más difícil para encontrar financiación pública.

Fotos

Vídeos