Caja España-Duero es la tercera que más créditos ha dado a sus directivos

CC OO denuncia que la remuneración de los consejeros en las grandes entidades ha crecido el 80% mientras el beneficio ha retrocedido el 7%

Á. BLANCO Y J. D. ALDAVALLADOLID Y MADRID.
La exdirectora general de la CAM, Dolores Amorós, que se puso una pensión vitalicia de 369.497 euros. ::
                             EFE/
La exdirectora general de la CAM, Dolores Amorós, que se puso una pensión vitalicia de 369.497 euros. :: EFE

Con 138,3 millones de euros en préstamos y créditos concedidos a sus consejeros y altos directivos Caja España-Duero se sitúa entre las entidades de ahorro que más han mimado a sus ejecutivos en los últimos tiempos, según pone de manifiesto un informe de CC OO. Solo Novacaixagalicia, intervenida por el Banco de España, y Sa Nostra, que tiene una prórroga para encontrar inversores privados o también necesitará una inyección de dinero público, superan a Caja España-Duero en las facilidades otorgadas a sus mandatarios para conseguir financiación. La entidad gallega tiene créditos concedidos por valor de 161,4 millones y la balear, por 148 millones. Por detrás de la entidad castellana y leonesa -que ha recibido 525 millones de euros en ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)- aparece la CAM valenciana, que entró en quiebra y fue intervenida por el regulador.

Los préstamos de las entidades financieras a sus consejeros y directivos se incrementaron en 436 millones entre 2004 y 2010, 82,4 de los cuales correspondieron a Caja España-Duero. Según el estudio, el 86,6% de la cuantía de esos créditos en el conjunto del sistema, corresponde a las cajas (377,3 millones) y el resto a los bancos (58,7 millones).

En 2010, el volumen total de estos préstamos alcanzó los 1.062 millones, de los que el 75% los aglutinan un total de ocho entidades, la mayoría de las cuales son las que más problemas de solvencia han sufrido.

El informe de la federación de banca de Comisiones Obreras (Comfia) demuestra que la crisis no ha sido igual para todos. La evolución de los salarios de las cúpulas de las principales quince entidades financieras del país y su comparación con los beneficios de esos mismos bancos y cajas durante el periodo 2004-2010 ponen de manifiesto lo que era una sospecha generalizada. La retribución media creció un 48% frente a un incremento de las ganancias de solo el 27%.

Si se toman solo los datos de las nueve grandes cajas, la diferencia es aún mayor, ya que los emolumentos globales de los consejeros y la alta dirección se dispararon el 47% mientras los beneficios se desplomaban el 7%. En el caso de los bancos (el trabajo estudia a los seis grandes), el dinero destinado a retribuir a la cúpula avanzó en el periodo analizado un 42%, algo menos que las ganancias, que crecieron un 46%. El informe de CC OO constata que la remuneración de los consejeros en las nueve mayores cajas aumentó el 80% entre 2004 y 2010, mientras que el beneficio se redujo el 7%..

Los casos más «sangrantes», según el secretario general de Comfia-CC OO, José María Martínez, son los de algunas cajas de ahorros que han recibido ayudas públicas y en las que los emolumentos, siempre al alza, han convivido con una merma notable de los beneficios. En este grupo se sitúan la CAM, CatalunyaCaixa y NovacaixaGalicia, donde la remuneración media de la alta dirección y el consejo se disparó el 94%, el 93% y el 68%, respectivamente.

Bien pagados

Mientras la remuneración de los directivos de banca representa el 1,5% de los beneficios del sector, en las cajas este porcentaje se eleva al 5,2% y si se consideran solo las 22 entidades de ahorro que han percibido ayudas públicas se dispara hasta el 8,9%. Bankia y Caja España-Duero los superan todos con un porcentaje del 13,1% en el caso de la entidad en la que se enmarcan Caja Segovia y Caja de Ávila; y del 9,7% en el de España-Duero.

«Aquí está el porqué de aquellas cajas que lo han hecho peor», aseguró Martínez, quien explicó que ese comportamiento tan dispar entre sueldos y beneficios pone de relieve los fallos de control interno y externo y la falta de supervisión tanto del Banco de España como de las comunidades autónomas. El sindicalista no escurrió el bulto y entonó también el 'mea culpa', pues los sindicatos también formaban parte de los órganos de gobierno de las cajas de ahorros.

«Los últimos episodios protagonizados por algunas entidades son el paradigma de lo socialmente repugnante frente a lo socialmente responsable», aseguró Martínez, que demandó más transparencia para que se conozca la remuneración de todas las cúpulas de bancos y cajas, incluidas las cláusulas de blindaje.