La longevidad de Vitorina

El pueblo de Aldeasoña homenajeará a su vecina centenaria

ELENA RUBIOALDEASOÑA.
Victorina Rojo Arranz, en su casa de Aldeasoña. ::
                             E. R. A./
Victorina Rojo Arranz, en su casa de Aldeasoña. :: E. R. A.

Hay fechas en el calendario que son llamativas y significativas por la coincidencia de números. El próximo mes de noviembre tendrá lugar una de esas jornadas que llaman la atención cuando se escriben en un papel ya que coincidirá el día 11 del mes 11 del año terminado en 11, es decir, el 11-11-11. Un día que en la localidad de Aldeasoña vivirán de una manera muy especial ya que una de sus vecinas, Vitorina Rojo Arranz, cumplirá 100 años.

Pocas personas dirían al verla que Vitorina celebrará dentro de menos de treinta días su primer siglo de vida, ya que su aspecto físico, su claridad mental y su sentido del humor le permiten tener una longevidad muy agradecida. Vitorina asegura que «le hace mucha ilusión» cumplir cien años y que se siente «muy bien». Afirma que no tiene «ningún secreto» para alcanzar esta edad con tan buen estado de salud, aunque sí reconoce que suele beber un vaso de vino a diario y anda por su querido pueblo todos los días, «alrededor de un kilómetro».

Natural de Aldeasoña, Vitorina llegó al mundo el 11 de noviembre del año 1910. Como antiguamente, su familia era muy numerosa ya que eran ocho hermanos que desde muy pequeños se quedaron huérfanos de padres. Luchadora y trabajadora durante sus casi cien años de vida ha visto como ha ido cambiado el mundo a su alrededor, aunque como asegura, «ahora se vive mejor que antaño».

En la actualidad, Vitorina está llena de las etapas vividas, pero todas ellas, llenas de sabiduría y experiencia. Vitorina también puede presumir de haber formado una gran familia. Ha tenido cinco hijos, tres hijas, una de ellas misionera, y dos hijos. También cuenta con siete nietos y cuatro biznietos, además del cariño de todo su pueblo, ya que ella se hace querer. «La queremos todos mucho», como aseguran varias mujeres del municipio, en la puerta de su casa, donde se la suele ver sentada en los días que hace buen tiempo.

Un afecto que se ha ido ganando a lo largo de toda una vida y que sus vecinos le harán público en su próximo cumpleaños. La Asociación Cultural de Fuentendrino de Aldeasoña, con más de 400 socios, quiere rendirla un homenaje en su próximo cumpleaños. Una celebración que viven con mucha ilusión porque «ha llegado a cien años con un buen estado de salud, con una mente muy clara y andando muy bien. Es una gozada», explica Carmen Rojo, una de las socias. Vitorina es la tercera vecina del pueblo que llegará a esa fecha tan señalada ya que ha habido otras dos personas del pueblo que pudieron soplar las velas de su primer siglo de vida, aunque ya han fallecido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos