Muere a los 108 años la 'abuela' de Castilla y León

Basilia Alonso, la persona con más edad de toda la región, recibe hoy sepultura en Segovia

CARLOS ÁLVAROSEGOVIA.
Basilia Alonso de Benito, en una foto de este mismo año, junto a su hija María, sus nietos Paco y María Jesús y su biznieto Naín. ::                             EL NORTE/
Basilia Alonso de Benito, en una foto de este mismo año, junto a su hija María, sus nietos Paco y María Jesús y su biznieto Naín. :: EL NORTE

Aseguran sus nietos que era la persona más longeva de toda la comunidad autónoma. Basilia Alonso de Benito, la 'abuela' de Castilla y León, falleció ayer en Segovia a los 108 años de edad. «Estuvo cenando y se me quedó en los brazos», revela su nieta María Jesús Muñoz, aún conmocionada por lo ocurrido, pues, «aunque sabemos que es ley de vida, nunca acabas de hacerte a la idea cuando llega el momento. Para mí fue como una segunda madre», señala. Nació Basilia en Viloria del Henar, en la provincia de Valladolid, el día 27 de febrero de 1903. Alboreaba el siglo XX y con él todas sus dichas y sus desdichas. Antes d e instalarse en Segovia de manera definitiva, vivió en San Cristóbal de Cuéllar, donde sacó adelante una casa con cinco hijos y un sobrino de dos añitos a cuyo cuidado le dejó su hermana al morir. Tuvo Basilia cinco hijos, once nietos y veintiún biznietos. Todos sintieron ayer la pérdida de una abuela que representaba el nexo de unión de toda la familia.

«Era una mujer muy independiente, valiente, alegre y dicharachera -apunta María Jesús, esposa del exalcalde de Medina del Campo Crescencio Martín Pascual-. Recitaba coplas y dichos de antaño, cantaba canciones, se vestía de Carnaval y se sabía un sinfín de chascarrillos. Tenía esa sabiduría popular que solo las personas mayores atesoran. Ahora me da pena no haber recogido en una grabadora todos esos dichos y cantares que ella se sabía». Otro de sus nietos, Jesús, aporta uno de los chascarrillos que más le gustaba decir: «Estuvo acudiendo al Hogar Centro de San José hasta los 102 años. Como jugaba a las cartas con otros mayores, solía decir que iba al centro a 'robar y a matar'. Era simpatiquísima y tenía un magnífico humor. Hasta los 105 años estuvo cantando la 'Malpagá'».

La abuela Basilia recibió varios homenajes por mor de su longevidad. En 2003, cuando tenía cien años y siete meses, el Hogar de San José le hizo entrega de una placa en un homenaje a los socios que ya habían cumplido los cien años de edad. «Tengo cinco hijos, María Jesús, que está aquí, Salvador, Victorino, Luis y Eduardo», declaró a los periodistas aquel día feliz en que no pudo evitar bailar la jota en cuanto escuchó la música regional. «Estoy muy contenta con este homenaje», dijo. Hace unos meses, el pasado mes de febrero, el Ayuntamiento de Segovia homenajeaba a las personas de más de cien años que vivían en el municipio. Ahí estaba Basilia, que acudió al homenaje aunque ya tenía la salud más quebrada que en otras ocasiones. «Ha sido todo un ejemplo para nosotros -apunta María Jesús-. Un ejemplo de lucha y sacrificio por los suyos. Su marido era labrador y vivieron épocas duras, evidentemente. Pero sacó adelante a seis criaturas y conservó el buen humor hasta el final. La recordaremos siempre».

Es la historia de Basilia Alonso, vallisoletana de nacimiento pero segoviana de adopción. Su familia la despedirá hoy, en la iglesia de Santo Tomás, a las 11:30 horas. Después, descansará junto a su esposo en el cementerio del Ángel.