El ministro de Fomento insiste en que el Ave a Cantabria es «inviable»

El partido de Revilla muestra su rechazo a la decisión de Blanco de incumplir el acuerdo que garantizaba las obras

EL NORTEPALENCIA.
Revilla firma autógrafos a sus seguidores en Monzón. ::                             M. DE LA FUENTE/
Revilla firma autógrafos a sus seguidores en Monzón. :: M. DE LA FUENTE

El ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, reconoció ayer durante su intervención en los 'Desayunos Informativos de Europa Press', que la conexión por ferrocarril de alta velocidad entre Palencia y Cantabria es un proyecto «muy difícil de acometer en el actual contexto» económico.

Blanco explicó que, tras al recorte de la inversión pública anunciado el pasado año, Fomento pretendía acometer este proyecto mediante un contrato de colaboración con el capital privado. Pero finalmente esta fórmula tampoco es viable, según indicó el ministro de Fomento, dado que este enlace de esta línea de alta velocidad «no presenta los necesarios retornos para la inversión que requiere su construcción». No obstante, José Blanco abogó por utilizar en las conexiones con Cantabria los nuevos trenes Ave híbridos de Talgo, que se adaptan tanto a las líneas de alta velocidad, cuya llegada sí está prevista hasta Palencia, como a las convencionales, con lo que, según indicó el ministro socialista, se puede lograr así el consiguiente ahorro en los tiempos de viaje a Santander.

José Blanco insistió en la necesidad de «replantearse» la ejecución de algunas infraestructuras, dado que se han cometido excesos en las previsiones. «Probablemente hemos cometido un exceso de planificación por tratar de extender todos los modos de transporte a todos los territorios sin analizar su capacidad de generar rentabilidad social y económica», aseguró el ministro.

Las declaraciones de Blanco llegan solo dos días después de que el anterior presidente de Cantabria y secretario general del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Miguel Ángel Revilla, jurara en la localidad palentina de Monzón de Campos que dedicará lo que le reste de vida a conseguir que se construya el tren de alta velocidad entre Madrid y Santander. Revilla recordó que el propio Blanco firmó el pasado año un protocolo que garantiza la ejecución de estas obras para que estén terminadas en el año 2015.

Por ello, las declaraciones del ministro de Fomento fueron recibidas ayer con un profundo malestar por el partido que dirige el expresidente de cántabro. Los regionalistas han expresado en un comunicado su «total y absoluto rechazo» a una decisión que «vulnera un compromiso firme, solemne y público del Gobierno de España», lo cual resulta «de una especial gravedad y dice muy poco de la seriedad de este ministro, que ya ha dado pruebas evidentes de su ineficacia y su arbitrariedad».

A su juicio del PRC, el «incumplimiento» del protocolo firmado el 11 de agosto de 2010 por el propio José Blanco con el Gobierno Regional de Cantabria no sólo supone «una gravísima falta de respeto institucional», sino que también «carece de toda justificación», ya que, cuando se firmó el acuerdo, España estaba ya «en plena crisis económica», y se pregunta qué ha cambiado desde entonces hasta hoy. No hay ninguna razón para incumplir el compromiso; el único cambio se ha producido en el Gobierno de Cantabria , que entonces contaba con un presidente firmemente comprometido con las necesidades de la región y dispuesto a todo para evitar que fuera marginada en el trazado de las comunicaciones ferroviarias del futuro y ahora tiene al frente a alguien que no cree que la alta velocidad sea prioritaria y que antepone los intereses de su partido a los de los cántabros», señalan los regionalistas.

También diferentes dirigentes del PP cántabro han lamentado las palabras del ministro de Fomento y han asegurado que Cantabria nunca podrá perdonar a quienes han condenado a muerte el proyecto del Ave.