Septiembre en Ampudia

JAVIER GARCÍA ESCUDERO
Septiembre en Ampudia

EL verano declina y también se apuran las fiestas y romerías que recorren la provincia de Palencia en los meses de calor y de mejor ánimo, cuando muchos de nuestros pueblos recuperan algo de la pujanza del pasado. Y entre los que tienen una cita inevitable con el final del estío se halla Ampudia, aunque la histórica villa terracampina conserva una alta población estable y su visita resulta apetecible y aconsejable en cualquier época del año.

Septiembre, sin embargo, mantiene para los ampudianos un significado especial, con las fiestas de Nuestra Señora de Alconada y de San Miguel Arcángel, y también con el Mercado Castellano y la Fiesta del Barroco, que vuelven a celebrarse durante este fin de semana y que deben remarcarse como una cita de interés para todos los palentinos.

La polémica se ha asentado sobre Ampudia en los últimos meses con el proyecto de construcción de una incineradora de residuos que cuenta con partidarios y detractores. La controversía está ahí y los medios de comunicación deben reflejarla, pero también la capacidad que los vecinos de Ampudia mantienen para intentar ganarse el futuro desde su privilegiada posición de hombres y mujeres residentes en uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Palencia, con un núcleo urbano que ya logró en 1965 la declaración de conjunto histórico artístico y que asombra siempre a sus visitantes por sus calles porticadas, su castillo, su colegiata o su museo de arte sacro.

La oferta gastronómica y hotelera presenta un buen nivel, y además Ampudia cuenta con un activo centro de iniciativas turísticas, que ha sabido bucear en el pasado, encontrar un referente histórico y fijar una fecha de finales de septiembre que cada año divulgue el nombre de la villa. La Fiesta Barroca llega hoy a su sexta edición, y el Mercado Castellano ya va por la décima. El mercado franco que el rey Felipe III otorgó a la villa en el inicio del siglo XVII aún sirve para dinamizar la vida económica de la localidad y supone una excelente disculpa para darse una vuelta este fin de semana por Ampudia.