Educación se marca el objetivo de reducir la tasa de fracaso escolar y el abandono

La movilidad, el bilingüismo y la atención personalizada a los alumnos con buenas notas son otros retos de la legislatura

ESTHER MARTÍNVALLADOLID.
El consejero de Educación, Juan José Mateos, junto con el procurador socialista, Fernando de Pablos. ::                             EDUARDO MARGARETO-ICAL/
El consejero de Educación, Juan José Mateos, junto con el procurador socialista, Fernando de Pablos. :: EDUARDO MARGARETO-ICAL

Reducir la tasa de fracaso y abandono escolar y conseguir la excelencia del sistema educativo son los objetivos para esta legislatura de Juan José Mateos. El consejero de Educación opta por impulsar nuevos retos que acerquen a la comunidad a los objetivos marcados en la Estrategia de Educación y Formación 2020, pero siempre dentro de la misma línea de trabajo que ha mantenido hasta ahora.

Mateos apuesta por que el 90% de los alumnos que finalizan los estudios de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) continúen dentro del sistema educativo y plantea una serie de medidas que aumenta la exigencia desde la Educación Primaria. En esta etapa se quiere fortalecer el desarrollo de la competencia lingüística y para ello se introducen los exámenes orales y se recupera de manera obligatoria el dictado y la demanda de adecuados niveles de ejecución ortográfica y gramatical. Como reto complementario, el consejero pretende paliar las dificultades que tienen los alumnos de la adaptación de Primaria a la ESO con una mejora de los procesos de transición.

Otra de las novedades que anunció Mateos en su comparecencia ante las Cortes regionales es el rediseño del cuarto curso de la ESO, que se centrará en orientar y preparar al alumno para proseguir los estudios de Bachillerato o de Formación Profesional «con garantías» y que permitirá definir el perfil de los alumnos susceptibles de formar parte de un programa de diversificación curricular o de un Programa de Cualificación Profesional Inicial.

Reducir el fracaso escolar

El objetivo último de todas estas medidas es reducir el fracaso escolar en un 10% y la tasa de abandono escolar temprano, que fue del 27% en 2009, a unas cifras cercanas al 15%. El programa incluirá medidas de choque para reducir el procentaje de alumnos repetidores, con la esperanza de que no supere el 22% y que se implantará en el curso 2011-2012

En cuanto a los alumnos con buenos resultados académicos, la consejería apuesta por una atención personalizada regulada en el Plan Excellentia. Este proyecto premiará a los alumnos que obtengan mejores resultados y les ofrecerá nuevas posibilidades y horizontes de aprendizaje, lo que evitará una «igualación a la baja». Impulsa, asimismo, el desarrollo de prácticas educativas en todos los niveles para permitir detectar las capacidades del alumno y así estimular la adquisición de nuevas competencias.

La internacionalización y la consolidación de la red de bilingüismo, otros de los desafíos de esta legislatura, se pondrán en práctica a través del Plan Plurilingua que contempla aumentar la movilidad de los alumnos en un 25%. Respecto a los profesores, el incremento de plazas de formación de idiomas, tanto presencial como en línea, tiene como prioridad mejorar las competencias de comunicación de lengua extranjera de los docentes de la comunidad. Y, asimismo, desarrollar un plan que evalúe la calidad de las secciones bilingües.

Además, la consejería se plantea la aprobación del Plan de Autoridad del Profesorado, que prevé reforzar institucionalmente las plantillas y mejorar la convivencia.

Para el PSOE, «la música suena bien», pero señaló que la educación no es una prioridad para la Junta «tal y como reflejan los pasados presupuestos». Por ello propone un pacto educativo y que en el seno de este se planteen asuntos como el Plan de Autoridad, porque considera que no se debe poner en marcha si no «está consensuado».

Por su parte, Izquierda Unida destacó que la Junta no apuesta por una mejora de la enseñanza pública, sino que se dedican los recursos a favorecer a las empresas y a la Iglesia al impulsar centros concertados.