La región lanzará la primera medicina del mundo personalizada contra la leucemia

Vivia trabaja en validar la investigación para aplicarla a los pacientes a fin de año

ANA SANTIAGOVALLADOLID.
Laboratorio de la Facultad de Medicina de Salamanca. ::                             MANUEL BARROSO/
Laboratorio de la Facultad de Medicina de Salamanca. :: MANUEL BARROSO

Sin precedentes en cuanto al modelo de interrelación entre la investigación, la innovación, la inversión y la aplicación. Con beneficios fundamentalmente sanitarios pero también, por primera vez, de rentabilidad económica para Castilla y León, además de la científica y del fomento del empleo, y con pronta implantación. La Consejería de Sanidad y la empresa Vivia Biotech, con instalaciones en Salamanca y Segovia, lanzarán, por primera vez en todo el mundo, una medicina personalizada para el tratamiento de hematologías malignas (cáncer de sangre).

En el tratamiento de cualquier enfermedad, y mucho más en el de un proceso oncológico, cuando la terapia se basa en la combinación de fármacos y radioterapia, la respuesta de cada paciente es muy variable. El tratamiento de estos linfomas o leucemias ha evolucionado a lo largo de los años desde las monoterapias a las combinadas determinadas por el momento, la fase, en el que se encuentra el paciente en cuanto a la invasión de su enfermedad.

No todos responden igual, hay una clara tipología de reacciones asociadas al código genético y a una variada sensibilidad de respuesta, explican fuentes de la Consejería de Sanidad.

Por ello, el privilegio de poder prever cual es la combinación de fármacos más adecuada para cada uno de los enfermos de cáncer hematológico, la identificación en laboratorio de la terapia más eficaz, tendrá unas grandísimas ventajas terapéuticas. Esta es la revolución científica, la de la medicina personalizada, llevada en este caso a la realidad, que permitirá implantar un convenio firmado entre la Consejería de Sanidad y la empresa Vivia Biotech especializada en la investigación del cáncer, que se aparta de los estudios tradicionales en células artificiales y animales para trabajar más cerca del paciente, directamente en muestras de sangre o de tejido de médula ósea.

Beneficios económicos

Además, y esta es una importante novedad en Castilla y León, la Consejería de Sanidad no invierte capital a fondo perdido sino que recibirá el 10% de las ventas del test en Castilla y León con un mínimo de 10.000 euros al año y, en el caso de que no se llegara a poner en funcionamiento en la región, Vivia aportaría 10.000 euros al año durante tres ejercicios desde la primera venta del test en cualquier lugar.

Vivia Biotech aporta, por lo tanto, una innovadora tecnología que permite evaluar el cóctel de fármacos más eficaz para eliminar las células cancerosas de cada enfermo. InmuniStep determina así nuevos biomarcadores en muestras de hematopatías malignas que identifiquen subgrupos que responden o son resistentes a ciertos tratamientos.

La Consejería de Sanidad contribuye a este proyecto con toda la infraestructura, los hospitales y la aprobación de sus comités éticos y, sobre todo, con las muestras de pacientes reales que padecen algún cáncer de sangre para poder evaluar la eficacia del test que identifica la mejor medicación.

En la actualidad, Vivia trabaja en este proyecto con el aval de PETHEMA, el Programa para el Estudio de la Terapéutica en Hemopatía Maligna de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia, que tiene como finalidad el diagnóstico y tratamiento de las hemopatías malignas y que cuenta con grandes nombres, como el de los doctores Jesús San Miguel, jefe de Hematología de Salamanca y Jorge Hernández, del de Segovia. Otros hospitales de sumarán posteriormente al estudio.

El test de medicina personalizada permite, por lo tanto, 'in vitro' determinar el tratamiento óptimo y no es preciso obtener nuevas muestras sino que utiliza parte de las ya extraídas para el diagnóstico. En esta primera fase de evaluación, explica Joan Ballesteros, presidente de Viva Biotech y director científico del proyecto, «no se modifica para nada el tratamiento prescrito por el especialista, el paciente tiene el seguimiento habitual; pero sí se coteja si el recomendado tras realizar el test coincide y en qué medida». Vivia ya ha desarrollado la plataforma tecnológica ExviTech y ahora «estamos en fase de validación del test junto con PETHEMA con el que se ha consensuado el ensayo clínico y esta evaluación estará terminada previsiblemente en verano para que, a finales de este año, se pueda ya hacer la implementación efectiva con pacientes de Sacyl y, después de toda Castilla y León para sacarlo finalmente también fuera de nuestras fronteras», añade. Destaca Ballesteros que «el lanzamiento a Europa lo haremos directamente nosotros y en el caso de Estados Unidos, China y la India, lo licenciaremos». Asimismo, Cytognos participará en el proyecto a través de su sofware para el diagnóstico que ya está validado con éxito por el consorcio europeo Euroflow.

Éxito en 35 pacientes

Pruebas internas realizadas con 35 pacientes hablan ya del éxito de este proyecto de rápida aplicación puesto que no es una medicación nueva que precisa un largo proceso de ensayos y pruebas sino un test similar a un antibiograma (prueba microbiológica que se realiza para determinar la sensibilidad de una colonia bacteriana a un antibiótico). Vivia, que ha contado además con financiación de la Consejería de Empleo y Economía entre otras ayudas nacionales y europeas, puede llegar a analizar hasta dos mil combinaciones de medicación con su test y «si más del 80% son aciertos ya sería una ayuda importante para los médicos», destaca el presidente de la empresa.

Por otra parte, Vivia tendrá que realizar una validación farmacoeconómica del test para demostrar su rentabilidad como gasto en su aplicación al sistema sanitario y que puede ser asumido por la sociedad, debería representar finalmente un ahorro y no un coste adicional. Indicará, además, este estudio el margen de precio para la futura comercialización del producto. Destaca Joan Ballesteros que este proyecto ha supuesto además la importación de tecnología de Estados Unidos. «Vivia es una empresa americana, que se ha trasladado aquí por las grandes ventajas para poder validar proyectos como este, en EEUU los problemas legales, la sanidad privada... dificultan el desarrollo de la investigación de este tipo, aquí el 'monopolio' lo tiene Sacyl y son tales las facilidades que supondrá además un tirón, un punto de atracción para otras empresas.

Los investigadores americanos han venido a Salamanca, están encantados en esta ciudad, a trabajar y el nombre de Castilla y León ya está relacionado con un alto nivel científico».

Además, en los próximos días, el Ministerio de Sanidad impulsará el programa Avanza para la generación de una base de datos de Pethema, tanto histórica como futura, en la que Castilla y León parte en una posición privilegiada para aportar datos y resultados.

Fotos

Vídeos