La policía de Arroyo usa un bolígrafo que escanea la multa al redactarla

El nuevo sistema permite informatizar inmediatamente la tramitación y enviar el boletín al Ayuntamiento

FRANCISCO IZQUIERDOARROYO DE LA ENCOMIENDA.
Un policía utiliza el bolígrafo óptico para redactar un boletín. ::                             MARKOS ILLANA/
Un policía utiliza el bolígrafo óptico para redactar un boletín. :: MARKOS ILLANA

En Robocop, la mítica película de 1987 dirigida por el holandés Paul Verhoeven, se nos presentaba al policía del futuro como una máquina preparada para cualquier contratiempo y no sufrir apenas daños. Más de dos décadas después nos hemos dado cuenta que aquel agente de la ley, por fortuna, aún no pasea por las calles. Eso sí, los medios con que cuentan los cuerpos de seguridad han cambiado, no solo respecto al uniforme, su arma reglamentaria o los vehículos con los que trabajan, sino en otros muchos aspectos.

Y sobre todo dirigidos a favorecer su labor y a favorecerse de los adelantos tecnológicos. Algo que, por ejemplo, se ha llevado a cabo en Arroyo de la Encomienda. En este municipio, los once agentes de la Policía Local ya cuentan con un sistema, único en Castilla y León, que facilita la informatización de los boletines que realizan a pie de calle.

Se trata de un método que se adapta a cualquier perfil de conocimiento informático, ya que no conlleva tener que utilizar PDAS, TabletPC o pequeños ordenadores. Es solo tan sencillo como llevar un papel y un bolígrafo, para la captura y grabación automática de cualquier tipo de formulario que utilice la Policía. Las denuncias, atestados o partes de trabajo ya no tienen que pasar de despacho en despacho o de mesa en mesa para su tramitación. Así, el nuevo sistema reduce el número de horas que se dedican a tareas administrativas. ¿Y eso cómo se consigue? A través del bolígrafo óptico que lleva cada agente, que escanea la denuncia o multa según se redacta. Con ello, se permite introducir el boletín en el sistema informático del Ayuntamiento en el mismo momento que se escribe el documento, reduciendo así la burocracia en su tramitación. La obtención de información y su informatización es inmediata y conlleva una disminución de costes, tanto en dispositivos, como en formación y horas de trabajo administrativas. Para ello se han invertido 170 euros para la compra de cada bolígrafo y algo menos de 18.000 en la adaptación de todo el sistema informático.

Respecto a su uso, no se plantean dificultades ya que es una fórmula muy intuitiva para el agente que solo consiste en el uso del papel y bolígrafo. Además permite que se mantengan los registros en papel por si fueran necesarios. Tampoco es necesario ningún tipo de formación para quienes lo usan, ya que se sigue utilizando el mismo procedimiento para rellenar formularios al que los usuarios están habituados.

En cuanto al diseño de los dispositivos tampoco difiere del bolígrafo de toda la vida, aunque se han diseñado más ligeros, compactos y resistentes, lo que facilita su uso y su transporte.

Este nuevo sistema se combina con los teléfonos móviles que llevan los agentes, que también permite incluir fotos en las denuncias y georeferenciarlas.