La Casa Revilla desvela los orígenes de las hermandades a través de sus objetos

La exposición 'Cabildo de cofradías' está comisariada por el folclorista Joaquín Díaz

SONIA QUINTANAVALLADOLID.
Joaquín Díaz describe algunas piezas. ::                             ANTONIO QUINTERO/
Joaquín Díaz describe algunas piezas. :: ANTONIO QUINTERO

Faroles, esquilas, campanillas, limosneros, cruces, medallas, escapularios... La Casa Revilla acoge, hasta el próximo 1 de mayo, la exposición 'Cabildo de cofradías', comisariada por el folclorista Joaquín Díaz. «La Edad Media es la época en que gremios, cofradías y hermandades surgen y se desarrollan como un entramado ejemplar para la defensa y supervivencia de grupos de índole religiosa y civil». Con este texto arranca esta exposición municipal enmarcada en los actos de la Semana Santa vallisoletana que ayer abrió sus puertas al público.

Junto a este y otros carteles informativos, la muestra se compone de diferentes objetos antiguos -varios de ellos pertenecientes a colecciones privadas- que presentan los orígenes de las cofradías. Así, entre las piezas más curiosas, destacan, por ejemplo, el Libro de Estatutos de la Cofradía del Salvador de Portillo, que data de 1579: o el de la Cofradía de Ánimas de Rodilana, de 1785. Pendones, relicarios... y hasta un grabado del reloj del cristiano son algunos de los elementos que componen esta muestra.

El hábito antiguo de un cofrade de la Vera Cruz de Zamora, un conjunto de reclinatorio y hachero sobre la recreación de una lápida o el traje de danza de la Cofradía de Nuestra Señora de Grijasalbas, de Villafrades de Campos, son otros objetos que conviven en la sala de exposiciones de la Casa Revilla y que se pueden visitar, de martes a domingo y festivos, de 12:00 a 14:00 y de 18:30 a 21:00 horas.

Conceptual

«La exposición, más que de las cofradías de Semana Santa trata de ir al origen de las cofradías, que si no se hubieran inventado, habría que haberlas inventado en la Alta Edad Media, época en la que surgieron», explica Joaquín Díaz, quien reconoce haber estado inmerso en esta causa durante varios meses. «Más que para los cofrades es una exposición pensada para gente que no sabe lo que son las cofradías», asegura el folclorista zamorano, quien justifica la falta de presencia de elementos de las cofradías actuales de la Semana Santa de Valladolid en que «es una muestra más conceptual que de piezas. No he querido incluir piezas de cofradías consolidadas porque ese no era el sentido». «La selección de objetos se ha realizado pensando en contextualizar los orígenes de las cofradías», argumentó Díaz, quien estuvo acompañado por la edil de Turismo, Mercedes Cantalapiedra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos