Padres e hijos ilustres

Padres e hijos ilustres

Hace unas semanas un pucelano de Salamanca -ya saben que en las grandes ciudades casi nadie ya es de allí, aunque les gusta presumir de serlo- me preguntaba que cómo se llama ese pueblo de Palencia que tiene una iglesia con una torre muy parecida a la de La Antigua de aquí de Valladolid. Yo, en un principio no caía, pero al decirme «Sí, hombre, donde nació ese pintor antiguo que sale en las enciclopedias», ya no tuve dudas, y acerté con Paredes de Nava.

Y todo venía porque había oído o leído que se iba a celebrar el 450 aniversario de la muerte del digno hijo de Pedro Berruguete, es decir de Alonso Berruguete. Afamado e igual de reconocido escultor que naciera en esta villa terracampina de Paredes, allá por el 1490 y que se fue a morir un poco alejado de ella, buscando unos de los sitios donde el Tajo compone uno de sus mejores paisajes, y donde cuatrocientos años después también moriría otro escultor palentino, Victorio Macho. Como habrán adivinado, me refiero a la universal ciudad de Toledo.

Pocas villas castellano leonesas -y me atrevería a decir que españolas-han parido personajes tan ilustres de las artes y las letras como esta de Paredes, que está claro no quiso ser de Campos para ser de la Nava, que es más marinera, y es que también por allí algún ilustre marino nació, pero de eso ya hablaremos en otra ocasión.

Hoy corresponde animar a Paredes de Nava para que saque adelante ese proyecto de celebración, y no pierda la oportunidad que, en mi opinión, no supo aprovechar cuando en 2003 celebró el centenario del padre de Alonso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos