Roban dos antiguas cosechadoras con una grúa ante decenas de testigos en Rueda

«Su valor era más sentimental que económico, pero lo peor fue el descaro», lamentan los dueños

J. S.VALLADOLID.
La víctima muestra el lugar del robo. ::
                             FRAN JIMÉNEZ/
La víctima muestra el lugar del robo. :: FRAN JIMÉNEZ

Un vecino de Rueda denunció hace una semana uno de los robos más singulares registrados en la provincia en los últimos tiempos. Y no tanto por el botín, que también -dos cosechadoras antiguas-, sino por los medios utilizados -una grúa y un tráiler-, la hora -13:45- y el lugar elegido -frente al colegio-.

Los hechos ocurrieron entre el miércoles y el jueves en una vieja nave que albergaba dos cosechadoras «de museo» de más de cincuenta años de antigüedad ante decenas de testigos. «Lo peor de todo fue el descaro con el que lo hicieron delante de todo el mundo», recuerda Avelino Cabezas, el denunciante -las máquinas pertenecen a la familia de su mujer-.

Él mismo descubrió al día siguiente, el pasado viernes, que las cosechadoras «habían desaparecido». Un familiar le dijo esa misma mañana que la noche anterior había visto el hueco. Avelino acudió a denunciar lo ocurrido esa misma mañana y, cuando estaba en la nave con los agentes, se acercó un vecino y le dijo que «había visto cómo cargaban las dos máquinas utilizando un 'pulpo' para subirlas en un tráiler a la misma hora el miércoles y el jueves».

Avelino reconoce que lo que le importa es más el «valor sentimental que el económico porque eran dos cosechadoras del padre de mi mujer -de la marca italiana Lavarta-, que ni siquiera quiso vender hace poco al dueño de un museo». El autor, eso sí, fue identificado enseguida. «Dijo que alguien se las había vendido por 1.500 euros, pero es que no fuimos nosotros», afirma la víctima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos