Según la Junta de Castilla y León, el tipo de turismo preferido por los visitantes de estas tierras es el cultural y patrimonial (56 %), de manera que la demanda de ocio y cultura ha convertido al patrimonio histórico en una fuente de riqueza para la región, lo que permite que cerca de cien empresas se dediquen de manera directa a actividades relacionadas precisamente con el referido patrimonio cultural. Por eso resulta difícilmente comprensible el que a pesar de las reiteradas denuncias continuemos asistiendo a la destrucción de lo que se presenta como un importante activo económico de la comunidad, cual es el caso de la necrópolis vacceo-romana de Las Ruedas (siglos IV a.C. al I d.C.) en el yacimiento de Pintia (Padilla de Duero/Peñafiel), bien catalogado como de Interés Cultural. Si las razones sociales, históricas y culturales esgrimidas por la Plataforma Ciudadana Pro-Pintia parecen ser insuficientes para detener su expolio, quizás debamos apelar a su peso en el desarrollo económico para que la administración intervenga y deje de ampararse en frágiles razones políticas que quiebran ante las argumentaciones científicas y técnicas de la ciudadanía.

Fotos

Vídeos