Baréin renuncia a la Fórmula 1

El arranque del Mundial se retrasa dos semanas y tendrá lugar el 27 de marzo en el circuito de Melbourne

COLPISA MANAMA (BARÉIN).
Ecclestone y el príncipe Isa al-Khalifa. ::                             H. I MOHAMMED-REUTERS/
Ecclestone y el príncipe Isa al-Khalifa. :: H. I MOHAMMED-REUTERS

El emirato de Baréin renunció a organizar el 13 de marzo el Gran Premio de Fórmula 1 que abría la temporada y que debía haberse celebrado en el circuito de Sahkir, según un comunicado oficial dado a conocer ayer, en virtud de la situación que vive el país.

«En este momento, la atención de la nación entera se centra en entablar un nuevo diálogo nacional. Lo más importante para el país es concentrarse en las cuestiones de interés nacional y organizar el Gran Premio de Baréin en una fecha ulterior», reza el comunicado. No se precisó un nuevo fin de semana para la prueba de la categoría reina del automovilismo.

Por su parte, Bernie Ecclestone, patrón de la F1, excluyó que la apertura de la temporada se desarrolle en otro país en idéntica fecha, debido a que hay poco tiempo para que se pueda organizar en una sede alternativa. De esta manera, la temporada comenzaría dos semanas después de lo previsto, con el Gran Premio de Australia, en Melbourne el 27 de marzo.

«Espero que la Fórmula 1 y nuestros amigos de todo el mundo comprendan nuestra decisión en estos momentos difíciles», explicó el máximo responsable del circuito de Sakhir, Zayed R. Alzayani, que añadió que está muy impaciente por poder recibir a las escuderías, pilotos y a las personas implicadas en el automovilismo de nuevo en Baréin en un futuro cercano.

La Fórmula 1 «significa un momento de celebración. Es fuente de un gran orgullo para Baréin y su gente, así como un escaparate ante el mundo», añadió el responsable, aunque consideró que en las circunstancias actuales esto se ha vuelto «secundario».

Las carreras de la serie GP2, antesala de la F1, que debían haberse disputado la semana pasada también en el circuito de Sakhir, tuvieron que anularse debido a las protestas antigubernamentales que tienen lugar en el país del Golfo Pérsico.

Un manifestante chií herido de bala en la cabeza el viernes falleció ayer en un hospital de Manama, anunció un responsable de la oposición. Con este son ya siete los muertos registrados desde el inicio de la revuelta el 14 de febrero, según la oposición y familiares de los fallecidos.

Las revueltas, que siguen la estela de lo que ocurre en otros países del mundo árabe, como Túnez y Egipto, tienen por objetivo lograr que se implante una monarquía constitucional y poner fin a la dinastía sunita de la familia Al-Khalifa, que gobierna el país desde hace décadas. «Tras los acontecimientos de la semana pasada, la prioridad para nuestra nación es superar la tragedia, curar nuestras divisiones y redescubrir el vínculo que mantiene a este país unido», declaró, por su parte, el príncipe Salman bin Isa al-Khalifa. Esta decisión, que se mantuvo en suspenso durante una semana, se tomó dentro de un plazo considerado razonable.

«Buena decisión»

La Federación Internacional del Automóvil (FIA), por su parte, «apoyó» la determinación bareiní. «A la luz de los acontecimientos, se tomó una buena decisión. Estaría bien ir a Baréin en otras circunstancias. Esperemos que la carrera pueda volver a desarrollarse con normalidad» en el país, dijo el piloto australiano Mark Webber (Red Bull), que a lo largo del fin de semana dejó entrever que en ningún caso pensaba participar en una prueba que se desarrollase en las condiciones actuales de tensión que sufre Baréin.

Como no hay mal que por bien no venga, los entrenamientos de pretemporada que iban a disputarse en Baréin se han trasladado al Circuito de Cataluña del 8 al 11 de marzo próximos, según avanzó el equipo Williams.

El trazado catalán ya ha albergado desde el viernes y hasta ayer la segunda serie de pruebas de pretemporada antes del arranque del Mundial. En los últimos ensayos ya no participó Fernando Alonso a los mandos de su flamante Ferrari, ya que la puesta a punto del monoplaza correspondía en este caso al brasileño Felipe Massa, el número dos de la escudería aunque de manera oficial ambos pilotos partan en las mismas condiciones, sin órdenes de equipo previas.

Después de una jornada pletórica del brasileño, en la que marcó el mejor tiempo de la jornada, y de los cuatro días de entrenamientos en el Circuito de Cataluña, Massa confesó que se sentía un poco inquieto con las noticias que llegaban desde Baréin.

«En este momento, están sucediendo cosas preocupantes allí. En un momento como este, no podemos ir con una carrera de Fórmula 1. No podemos por los aficionados del país, ni por los aficionados de todo el mundo que nos estarían viendo por televisión», subrayó Massa.

«No era el momento adecuado de viajar allí. Es un país que me gusta y me apetece, donde la gente es muy entusiasta. Mejor encontrarnos todos cuando se consiga la tranquilidad», añadió en un encuentro con los informadores en el que también apuntó que el cambio de calendario podría beneficiar a la 'Scuderia' porque «podrá trabajar un poco más».

Lotus Renault también apoyó la «sabia» decisión de suspender la carrera. Lo hizo a través del francés Eric Boullier, su jefe del equipo. «La actual situación en Baréin está siendo muy difícil para el país. Creemos que la decisión tomada es sabia y la apoyamos plenamente», señala Boullier en un comunicado de la escudería.

Fotos

Vídeos