«Me quiero hacer una casita y volver a mi pueblo»

Pablo del Río salió de Quintanilla de Onsoña para irse de misionero a Nicaragua y luego a Panamá. Tras su periplo, se quedó en Barranquilla, en Colombia, donde lleva 38 años trabajando en la docencia como coordinador de Disciplina de Bachillerato. «Mi familia está ahora allí, mi esposa y mis hijos. Pero a medida que envejezco me tiran más mis raíces, mis orígenes. Me planteo incluso hacerme una casita y volver», señaló.

Fotos

Vídeos