El superviviente de Barruelo

NURIA ESTALAYOBARRUELO.
Estado en el que ha quedado el ferrobús de Barruelo tras el incendio del miércoles que lo calcinó. ::                             NURIA ESTALAYO/
Estado en el que ha quedado el ferrobús de Barruelo tras el incendio del miércoles que lo calcinó. :: NURIA ESTALAYO

«Como alcalde de Barruelo espero que se encuentre a las personas que han provocado el incendio», declara Arturo Ruiz Aguilar, regidor del Ayuntamiento de Barruelo, en relación a la quema del ferrobús el pasado miércoles.

Aún se desconocen las causas y los autores del incendio que dejó el tren y la nave totalmente calcinados, pero, según señala el alcalde, los indicios apuntan a un fuego provocado. No ha tenido mucha suerte este ferrobús que llegó a Barruelo en el año 2000, ya que ha sufrido varios actos de vandalismo y nunca ha llegado a estar en funcionamiento.

El primer ataque lo sufrió poco después de su aterrizaje en la localidad, cuando el exterior del convoy apareció un día lleno de pintadas. Más importante fue el daño sufrido en 2006, cuando lo dejaron destrozado a golpes, con los cristales rotos y los asientos rajados. Y finalmente, el incendio del miércoles lo carbonizó por completo, al igual que la nave que lo albergaba, situada a la entrada de la localidad.

Nada pudieron hacer para preservarlo de las llamas los bomberos de Aguilar y los de Barruelo, que acudieron al lugar del siniestro. «Los bomberos no pudieron salvar el ferrobús, que estaba lleno de material inflamable, pero evitaron que el fuego se extendiera», explica Ruiz.

No ha sido la del alcalde la única voz vecinal que se ha alzado condenando lo ocurrido. La Asociación de Amigos del Ferrocarril Montaña Palentina ha publicado en la página web del Ayuntamiento de Barruelo una nota lamentando los hechos. «No podemos dejar de lamentar y condenar el incendio del ferrobús, que no significa otra cosa que la destrucción de parte de nuestro patrimonio ferroviario», manifiestan en el comunicado. «Es cierto que este automotor no circuló por nuestra línea hasta Quintanilla, pero era parte de un importante proyecto para un pueblo eminentemente minero y ferroviario», agregan. Asimismo, desde la asociación abogan por cuidar este patrimonio histórico e industrial como parte de la identidad de todos los vecinos y hacen un llamamiento para «velar por él y conservarlo».

Un proyecto inacabado

Según recuerda el alcalde, en el año 2000 el Ayuntamiento de Barruelo firmó un convenio por diez años (finalizará en enero del 2011) con la Asociación Burgalesa de Amigos del Ferrocarril (Abuaf) que trajo el ferrobús con el objetivo de ponerlo en funcionamiento. En 2006, se proyectó la rehabilitación de la vía férrea de Barruelo de Santullán a Quintanilla de las Torres, un trayecto de casi 13 kilómetros, y la recuperación de las estaciones de Cillamayor y Barruelo. Pero el tren turístico nunca ha funcionado, ya que el trayecto hasta Quintanilla tropieza con un tramo de la vía de Feve a su paso por Cillamayor, y la empresa ferroviaria ha prohibido que atraviese por allí. No obstante, el municipio de Barruelo ha sido declarado punto activo y las actividades ferroviarias, entre ellas el ciclo raíl, se complementarán con otras como un circuito de quads, o rutas en bicicletas o a pie.

El responsable municipal asegura que este tipo de actos vandálicos no detendrá la explotación turística de la estación de tren. «El proyecto del punto activo de las estaciones de Barruelo y Cillamayor sigue adelante», defiende el alcalde, Arturo Ruiz Aguilar.