«Hemos ido al cogollo de nuestras influencias»

La banda vallisoletana lanzará el 31 de agosto su undécimo disco, 'Introversiones', una semana antes de actuar en Valladolid Jesús Cifuentes y Oscar García, Componentes de Celtas Cortos

ROBERTO TERNEVALLADOLID.
Oscar García y Jesús Cifuentes, en la redacción de El Norte de Castilla. ::                             R. GÓMEZ/
Oscar García y Jesús Cifuentes, en la redacción de El Norte de Castilla. :: R. GÓMEZ

Tras actuar recientemente en Londres e inmersos en su gira de verano, Celtas Cortos tiene ya listo el que será el disco número once en su dilatada carrera discográfica. De hecho ya hay fecha de edición, 31 de agosto, así como también título del disco que será 'Introversiones'. En esta referencia, los Celtas versionean esas canciones de otros artistas que contribuyeron a influenciarles y a moldear la esencia con la que el público ha reconocido popularmente al grupo. 'Introversiones' no es el único proyecto a medio plazo de la banda vallisoletana.

El próximo 9 de septiembre actuarán en la Plaza Mayor de Valladolid dentro de las fiestas locales. Un mes antes, entre el 1 y el 9 de agosto, realizarán una nueva gira francesa. Y tras el verano, el 9 de octubre, iniciarán en Fuentealbilla (Albacete) una gira por varios teatros. La maquinaria 'celta' sigue a todo vapor.

-El pasado 9 de julio actuaron por primera vez en Londres. ¿Han sobrevivido a la experiencia británica?

-Ha sido un bolo con bastante carga emotiva. Basta que esté fuera toda la diáspora para que luego sea más piña. Nos encontramos con toda la comuna española y céltica de Londres. Además eran días de fútbol y los colores patrios estaban enardecidos. Fue apoteósico. Estábamos como en casa, vamos. Además tocamos en una de esas salas de las que, por desgracia, carecemos por aquí: Perfecta, sin columnas, buena visibilidad. Muy bien, la verdad.

-'Introversiones'. El título va que ni pintado con el contenido del próximo disco ¿Tuvieron que dar muchos rodeos hasta llegar el título del trabajo?

-Todo vino un poco de la mano. La idea, con este disco, era la de preguntarnos por qué somos Celtas Cortos y cómo nos hemos perfilado en lo que somos como grupo. Incluso había una idea de titular al disco casi de esta manera. Finalmente nos hemos decantado con 'Introversiones' porque quizás sea más evocador.

-¿Había necesidad de reivindicar sus raíces musicales?

-El motivo es obvio. Queríamos grabar versiones de temas de otras bandas que en algún modo nos ha tocado la fibra sensible. Y no hacerlo como un recopilatorio de boleros ni de canciones exitosas. Además no todas las bandas a las que versioneamos en el disco son mundialmente famosas. Para muchos serán un descubrimiento seguramente. En este sentido hay otra misión que es la de dar a conocer una serie de tesoros perdidos en la memoria histórica.

-Como de justicia es que su primer single sea una versión de The Waterboys con quienes tanto les compararon en sus primeros tiempos ¿no?

-Hubo varios candidatos para escoger el primer single. Pero nos alegramos mucho de que al final fuera éste. Lo vamos a sacar como 'Blues del pescador' traducida al castellano. En su momento The Waterboys nos empaparon de lleno. Sus primeros discos, especialmente. Mucha gente nos llamaba los Waterboys del Pisuerga...

-Por cierto, ¿cómo han adaptado los textos originales en inglés al castellano?

-No son traducciones literales. Son adaptaciones de las que se ha ocupado alguien que domina la lengua inglesa en profundidad que es la mujer de Goyo (responsable de los vientos) que se llama Desiree. Una vez que ella ha hecho las adaptaciones, que ha contribuido también a cuestiones de rima, y ya sobre el castellano ha habido alguna que otra revuelta de palabras. Por suerte lo ha desarrollado ella ya que nuestro inglés del Pisuerga es un poco de aquella manera.

-¿Han traducido todas las versiones en inglés?

-No. Ha habido algunas canciones que se han quedado en inglés porque son muy tradicionales. Si lo hubiéramos hecho, habríamos roto la magia y la sonoridad de la propia canción. Así como 'Fisherman Blues' en castellano tiene cierta invocación, no ocurre lo mismo con otras canciones que van de piratas o de historias típicas irlandesas.

-Van Morrison, The Pogues, Oyster Band. Ya que lo dicen, la vena irlandesa va a estar muy representada en sus 'Introversiones?

-Lógicamente. Hemos ido al cogollo de nuestras influencias. De casualidad hay más bien poco en este disco. Y qué duda hay de que la música irlandesa ha contribuido bastante en nuestra música.

-En 2006, con el regreso de Jesús (voz) iniciaron su última y actual etapa. ¿Qué mejores momentos destacarían de estos últimos años?

-Pues imagínate el placer de incorporarnos todos juntos con Jesús otra vez y también el placer de comenzar con unos conciertos encadenados muy especiales... Fue todo muy bonito. En 2006 hicimos además conciertos muy especiales: Comenzamos gira en las Fallas de Valencia, tocamos en el aniversario de 40 Principales en el Vicente Calderón donde todo fue una pasada.... Hicimos El Pilar, Sanfermines y culminamos en las fiestas de La Mercé en Barcelona. Ha habido momentos muy buenos, la verdad.

Vuelta a casa

-Y el próximo 9 de septiembre regresan al escenario de la Plaza Mayor pucelana. ¿Andan nerviosos de este reencuentro después de tantos años?

-Al momento que ocurra ya verás como sí. Sucede en todos los conciertos que te importan. Y con este estamos muy ilusionados. Guardamos momentos super especiales de la Plaza Mayor. No hemos reflexionado todavía mucho sobre el concierto pero cuando se vaya acercando el momento ya llegarán los nervios y las sorpresas.

-Finalmente, ¿Cómo se ven como banda después de un cuarto de siglo de vida?

-Ya son un montón de años de rodaje. Aparte de nosotros cuatro, los músicos que estamos en general. Nosotros cuatro nos conocemos desde preescolar y a los otros desde Primaria, con eso te decimos todo. Son muchos años de carretera y de convivencia. Hay un nivel de madurez impresionante. Le damos mucha importancia a los corredores de fondo. LLevamos en pie 25 años y es un orgullo mirar hacia atrás, la verdad. Además ahora saboreamos mejor los conciertos porque cuando éramos más críos éramos unas balas locas y eso hace que no te acuerdes de todos los momentos. Ahora en cambio todo se saborea más. En definitiva, que somos unos carcas (risas).

Fotos

Vídeos