Jóvenes sobresalientes

Los dos estudiantes palentinos se inclinan por las carreras vinculadas al mundo de las ciencias como la Química Dos alumnos de Maristas obtienen la mejor nota de Selectividad de la Universidad de Valladolid

P. ROJO Y F. MAÑOSOPALENCIA.
Ana Gil Ordóñez, en su domicilio palentino. ::
                             MERCHE DE LA FUENTE/
Ana Gil Ordóñez, en su domicilio palentino. :: MERCHE DE LA FUENTE

La joven palentina Ana Gil Ordóñez, que mañana alcanzará la mayoría de edad, ha obtenido la nota más alta en las pruebas de acceso en el distrito de la Universidad de Valladolid. Nada menos que un 9,83 de media (60% de la nota de Bachillerato y el 40% de la calificación de la fase general), lo que le permitiría acceder a la carrera que ella quisiera sin ninguna dificultad, incluso en aquellas que tienen cupos y notas de corte elevadas.

Aunque esta joven realizó la fase específica que ha incorporado la nueva selectividad para que los alumnos puedan subir nota, lo cierto es que en su caso no será necesario, ya que ha decidido estudiar el grado de Químicas, la primera opción elegida, que no tiene restricción alguna. Dudó entre esta titulación o Medicina y se ha inclinado por la primera, «porque te das cuenta que tu carrera es para toda la vida y prefiero la primera».

Estudiante en el Marista Castilla, al igual que Mario Liste Hermoso, otro palentino que la sucede en el ranking, con 9,82, concluyó el Bachillerato, de la modalidad de Ciencias de la Salud, con un diez, una matrícula de honor. Dice ser buena estudiante, y que durante toda su etapa educativa no ha tenido dificultad alguna para superar sus estudios, «sobre todo porque si quieres hacer algo hay que ponerle voluntad y esfuerzo y trabajar por ello», asegura esta joven, quien dice que todo es cuestión de organizarse, «hay tiempo para todo, yo salgo a divertirme con mis amigos, voy a fiestas, me encanta, pero también se puede estudiar».

Asegura que la nota le sorprendió inicialmente, porque aunque tenía seguridad en lo que llevaba aprendido, le producía cierta desconfianza el nuevo sistema de acceso a la Universidad, «no sabíamos cómo iba a ser, partíamos de cero, pero después hemos comprobado que los criterios de evaluación son similares a los que había anteriormente», explica Ana Gil.

Todos en casa están contentos con ese casi diez, y su hermana Marta, de 15 años, también parece seguir la senda de la mayor. Mañana tienen algo más que celebrar que la mayoría de edad de Ana.

Por su parte, Mario Liste Hermoso, que ha quedado apenas a una centésima de distancia de su compañera Ana Gil, también concluye segundo de Bachillerato en los Maristas de Palencia, el colegio donde siempre ha estudiado, desde que tenía tres años. Aunque ayer se encontraba ya disfrutando de sus merecidas vacaciones, fuentes cercanas al joven explicaron que aún no ha decidido si su futuro profesional discurrirá por la Bioquímica o la Biotecnología, aunque lo que tiene claro es que el mundo de la investigación en torno a la Biología, la Física o la Química encabezan sus preferencias profesionales.