Pintia y la crisis cultural

JUAN MANUEL CARRASCAL ARRANZ VALLADOLID

En unos momentos en los que la crisis económica parece determinar toda nuestra existencia, exigir que se lleven cabo actuaciones que precisan la utilización de dinero público es calificado por algunos de nuestros representantes de inoportuno, lo cual tiene aires de excusa oportunista cuando lo que se solicita, como se viene haciendo desde hace más de veinte años, es la adopción de medidas adecuadas para la conservación efectiva del patrimonio, concretamente el de la necrópolis de Las Ruedas, ubicada en la Zona Arqueológica de Pintia (Padilla de Duero/Peñafiel), que aunque resulte difícil creer, por el expolio al que se ve sometida reiteradamente, está declarada Bien de Interés Cultural y, por ello, goza de la máxima protección legal. Pero algo ha cambiado, la ciudadanía, harta de una endémica crisis cultural, se ha organizado en la denominada Plataforma pro-Pintia, que agrupa a más de medio centenar de colectivos, con la pretensión de exigir medidas reales e inmediatas para la protección de la necrópolis vacceo-romana de Las Ruedas (siglos IV a.C. al I d.C.), la única excavada y publicada del territorio Vacceo.

Fotos

Vídeos