Piezas de fruta y chupa chups

FRANCISCO CANTALAPIEDRA

Bajo el lema 'Independízate del Tabaco', la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) centra su campaña de prevención y lucha contra la deshabituación en los jóvenes, con actividades hoy en la capital y en Toro. En concreto, en Zamora se instalarán mesas informativas en la calle Santa Clara, de 11.00 a 13.00 horas, en las que se cambiarán cigarrillos por caramelos o chupa -chups. Asimismo, se harán mediciones de monóxido de carbono a todas las personas que lo deseen y se entregará documentación informativa. Por la tarde, se entregarán los premios del concurso de dibujo. En Toro, la junta local de la AECC instalará una mesa en la plaza de Santa Marina, en la que se intercambiarán cigarrillos por piezas de fruta y se informará sobre los efectos nocivos del tabaco.

Créanme: a pesar de ser un ex fumador, no soy nada beligerante con quienes siguen pintándose los dedos de nicotina y los pulmones de vaya usted a saber qué porquerías. Allá cada cual es mi frase predilecta para estos casos, no exenta de cinismo (y preocupación) porque este vicio afecta a la gente que más quiero. Hoy se celebra el Día Mundial contra el Tabaquismo, pero tengo la impresión de que los gobiernos que promueven las campañas contra el consumo son los primeros beneficiarios del mismo. Vamos, que por un lado ponen una vela a Dios para que los fumadores se curen dejándolo, y otra al Diablo para que sigan aportando impuestos a las arcas del Estado. No se puede uno fiar de nadie. Y en este grupo de los no fiables incluyo también, y en lugar destacado, a los fumadores, que tienen en la mano la solución a sus problemas, como la tuvimos los demás el día que optamos por no llevar chisquero encima. Evidentemente, no es fácil lograrlo porque, si hacemos caso a los expertos, los fabricantes no se cortan un pelo metiendo adictivos para que muchos sigan fumando incluso después de ver esas cajetillas con cánceres, pulmones como el hollín y advertencias de que no se empina la cosa, que da grima hasta llevarlas en el bolsillo. Cuando se ve desde fuera, sorprende el poder del tabaco, cuyos anuncios apocalípticos no han sido capaces de acabar con el consumo. Algunos fumadores se justifican diciendo que también es dañino para los pulmones el humo de los autobuses, pero desde hace veinte años servidor sólo se envenena con este último, que además es gratis. Sin embargo, lo que más me llama la atención es que un fumador es alguien que consume un producto que asegura que provoca cáncer de pulmón y tira a la basura un yogur caducado, que, en el peor de los casos, sólo produce cagalera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos