Las lechuzas, la mejor guía para los dispositivos electrónicos

Las lechuzas, la mejor guía para los dispositivos electrónicos

Estas aves se basan en su oído para cazar y situarse en escenas con poca visibilidad

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZ

Un estudio realizado por ingenieros de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) ha revelado cómo el oído y el cerebro de las lechuzas son el mejor aliado para mejorar la navegación en dispositivos electrónicos. El informe se centra en el funcionamiento del cerebro de estas aves y cómo centrar su caza en el sonido.

Así, según publican en la revista Nature Communications, los investigadores han recreado los circuitos cerebrales de las lechuzas en aparatos electrónicos a partir del modelo 'Jeffress'; de localización de sonido, un sistema desarrollado por Lloyd Jeffress en 1948.

Este sistema descubrió en la década de los 50 cómo algunos sistemas auditivos biológicos pueden registrar y analizar pequeñas diferencias en el tiempo de llegada del sonido a los oídos y luego localizar la fuente de dicho sonido.

La lechuza usa usa el oído para cazar, «puede descubrir la dirección de la que proviene el sonido en un rango de entre uno y dos grados», apunta  el profesor asistente de Ciencias de la Ingeniería y Mecánica, Saptarshi Das.

Gracias a la corta distancia entre oídos, la lechuza común puede orientarse y dirigirse hacia sus presas sin perderse. Además su cerebro convierte el sonido en un pulso eléctrico, el pulso se ralentiza. Es entonces cuando los circuitos de su cerebro utilizan una red de nervios de diferentes longitudes, para determinar donde coinciden o llegan las dos señales al mismo tiempo, lo que da como resultado que la lechuza capte la dirección de origen.

El equipo de la Universidad de Pensilvania ha recreado este circuito electrónico basado en el cerebro de la lechuza común utilizando transistores de sulfuro de molibdeno, que puede ralentizar las señales de entrada y determinar el punto de coincidencia.

Sin embargo y como relatan en Nature Communications, el sistema aún debe mejorar ya que «tener solo la dirección no proporcionará la ubicación de la fuente de sonido, para lo que también se necesitaría saber la altura de la fuente de sonido, un estudio que incluirán en sus futuras investigaciones con el fin de replicar los súper sensores del reino animal».