Dos de cada tres menores, en riesgo de ser adictos a las nuevas tecnologías

Menores y móviles./Archivo
Menores y móviles. / Archivo

Los pediatras recomiendan no usar pantallas en menores de 18 meses

INNOVA+Madrid

El impacto que las pantallas podrían provocar en la infancia y la adolescencia siempre ha sido motivo de preocupación, un problema que nació con la llegada del cine a la vida de los ciudadanos.

El uso que los niños hacen de las pantallas puede aportar indudables beneficios, como favorecer el contacto con el mundo exterior, la comunicación interpersonal y ser un elemento innovador de ocio y entretenimiento, entre otros. Sin embargo, su utilización va acompañada de riesgos y daños como: el desarrollar hábitos de vida no saludables, la recepción de información inexacta, el acceso a contenidos inadecuados o perjudiciales, la violación de la intimidad y el acoso cibernético.

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria de Atención Primaria pretende aportar respuestas a las familias de los niños que se inician con las nuevas tecnologías.

El uso del ordenador en la infancia está muy extendido y aún más el uso de la red. Esta pantalla es utilizada por los menores desde edades muy tempranas incrementando sus conexiones a Internet a lo largo de la infancia, desde el 43,6%, entre los tres y seis años, hasta superar el 90% en la adolescencia, momento en que las conexiones a la red superan al visionado de la televisión.

Según datos de 2017 del Observatorio Nacional de las telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), el 94,2% de los hogares con niños dispone de ordenador, el 77,6% de tablets y el 95,6% tiene acceso a internet en la vivienda. Siete de cada diez niños de 10 a 15 años disponen de teléfono móvil y más del 90% han usado Internet en los últimos 3 meses.

En cuanto al teléfono móvil existe una clara diferencia de disponibilidad según la edad de los niños. El 90% de los niños de 13 a 15 años tienen teléfono móvil frente al 48% de los de 10 a 12 años. Los niños entre 10 y 12 años ya usan en un 91,8% internet, principalmente en sus hogares, y este porcentaje sube al 98,3% entre los 13 y 15 años.

El uso de las pantallas puede aportar beneficios como el acceso a la información y al conocimiento, es una manera de entretenimiento y diversión y favorece la socialización y las relaciones interpersonales. Son una potente herramienta didáctica y de gran utilidad para las tareas escolares. Como riesgos pueden dificultar la comunicación intrafamiliar y restar tiempo para otras actividades, exponer a los menores a información falsa, o contenidos inapropiados, además de exponerles a comprometer su privacidad. También pueden ver alterado su sueño y fomentar el sedentarismo.

El Consorcio europeo EU Net ADB, en el estudio sobre Conductas Adictivas a Internet entre los adolescentes, las define como: «un patrón de comportamiento caracterizado por la pérdida de control sobre su uso, que conduce paulatinamente al aislamiento y al descuido de las relaciones sociales, de las actividades académicas y recreativas, así como en la salud y la higiene personal». En Europa, las conductas adictivas las presentan el 1,2% de los adolescentes y el 12,7% están en riesgo de padecerla. En España, estos valores son superiores llegando al 1,5% y 21,3%, respectivamente.

 

Fotos

Vídeos