El nacimiento del Duero, sin agua por la sequía