Una llamada de Cs en Madrid evita el apoyo del partido naranja soriano al PSOE para que Luis Rey sea presidente de la Diputación

Tripartito de la Diputación de Soria. /Isabel G. Villarroel
Tripartito de la Diputación de Soria. / Isabel G. Villarroel

El pacto entre Ciudadanos, PP y PPSO llevará al Popular Benito Serrano a la presidencia si el alcalde del PP de El Burgo deshace su pacto con el PSOE

Isabel G. Villarroel
ISABEL G. VILLARROELSoria

El PSOE se queda sin la Diputación Provincial de Soria y el alcalde de Golmayo, el Popular Benito Serrano, previsiblemente se convertirá en el nuevo presidente de la institución provincial. Anoche se firmaba por sorpresa un acuerdo entre PP, Ciudadanos y la Plataforma Por el Pueblo Soriano.

Ayer mismo a media tarde, estaba cerrado el pacto entre socialistas con Luis Rey a la cabeza y el diputado provincial de Ciudadanos Saturnino de Gregorio, a expensas de la confirmación de Madrid por parte del partido naranja. Saturnino de Gregorio mostraba su sorpresa para añadir que «no es una imposición pero sí lo es de alguna manera, pero para mí no lo es porque yo tengo que acatar las directrices de mi partido porque si no ya sé que tengo que abandonar el partido y no lo voy a hacer». De esta manera De Gregorio reconoce que esta decisión viene impuesta desde Madrid echando por tierra la independencia de Ciudadanos en Soria y ventando también en esta provincia al PSOE.

El presidente de la PPSO por su parte, José Antonio de Miguel, dice que Luis Rey ha sido poco caballero con él porque no le ha llamado para negociar en ningún momento cuando sí se ha reunido con el resto de formaciones «porque se molestó ante nuestros intentos de conseguir los gobiernos municipales con mayorías simples por lo que yo al PSOE le tengo ganas».

Y Yolanda de Gregorio, la presidente del PP, que dice que se ha apartado voluntariamente aceptando el órdago que puso sobre la mesa José Antonio de Miguel de vetarla como presidenta de la institución provincial y abriendo camino a Benito Serrano. Aclaró que de Génova no viene ningún veto, y de hecho el Secretario Nacional de Política Local, Antonio

Gonzalez Terol, en principio vendría a Soria y atendería los medios de comunicación para respaldar a Yolanda de Gregorio.

Benito Serrano, el próximo presidente de la Diputación reconoce la dificultad de este pacto por los antecedentes en El Burgo de Osma donde pactaron PP y PSOE arrebatando la alcaldía a la PPSO, pero confía en que se pueda constituir un gobierno estable.

Sin embargo, el acuerdo firmado ayer incluye la condición de restituir la situación en El Burgo de Osma, que pasaría por la dimisión de Miguel Cobo como actual alcalde del PP y deshacer el pacto con el PSOE por el que Martín Navas tomaría la alcaldía los dos años siguientes, y que

Antonio Pardo tomara posesión; condición indispensable para que Antonio Pardo ayer diera el visto bueno al acuerdo del tripartito. Quien anoche no firmó dicho acuerdo fue el burgense Miguel Cobo, y es donde en principio está la duda; podría venir al pleno y votar en contra de

Benito Serrano, a favor de Luis Rey, abstenerse o incluso ausentarse; cualquiera de estas opciones le daría la alcaldía a Luis Rey. Al contrario, la recompensa para Miguel Cobo si abandona la alcaldía sería una un sueldo de diputado liberado. El reparto de vicepresidencias y presidencias de comisiones se conocerá después de fiestas.

Por su parte, el PSOE, se muestra indignado y ha convocado una movilización a las puertas de la Diputación a las once y media de la mañana en contra de lo que llaman «el pacto de la vergüenza decidido por Madrid», en el que la lista más votada no gobernará; sin embargo, tampoco la lista más votada gobernó en El Burgo por decisión socialista.

El pacto se firma entre PP y Ciudadanos, y entre PP y PPSO. Todos han aclarado que no existe acuerdo entre PPSO y Ciudadanos. Hace cuatro años José Antonio de Miguel fue el candidato del partido naranja del que fue expulsado poco tiempo después por no defender la supresión de las diputaciones.