Soria

Isidro Ferrer: «La vacuna contra el Alzheimer será revolucionaria cuando encontremos a quiénes debemos aplicársela»

Isidro Ferrer: «La vacuna contra el Alzheimer será revolucionaria cuando encontremos a quiénes debemos aplicársela»

El director del instituto de Neuropatología del Hospital de Bellvitge pide al Gobierno una política de Estado contra el Alzheimer y un «presupuesto digno» en investigación

Isabel G. Villarroel
ISABEL G. VILLARROELSoria

El próximo 21 de septiembre se celebrará el Día Mundial del Alzheimer. Se trata de sensibilizar a la sociedad española acerca de esta «epidemia del siglo XXI», así como sus consecuencias sociosanitarias; y por otro lado, desarrollar una campaña de educación dirigida a promover la conciencia y prevención de esta patología que no solo afecta a quienes la padecen directamente sino también a sus familiares cuidadores. El día mundial sirve para reivindicar la necesaria conciencia que ha de existir para garantizar un adecuado abordaje integral del Alzheimer que, además de combatir sus efectos, ponga en el centro de atención la observación de los derechos de las personas afectadas, al tiempo que se respete su dignidad.

Un mayor compromiso con la ciencia, tanto la biomédica como la social, es lo que pide la asociación soriana de enfermos de Alzheimer, por consideran que es el único recurso para avanzar hacia la erradicación de la enfermedad, así como también de sus consecuencias.

Y con motivo de este día mundial del Alzheimer, visita Soria el Doctor Isidro Ferrer Abizanda, médico y profesor de Biología celular y anatomía patológica de la Universidad de Barcelona y director del instituto de Neuropatología del Hospital de Bellvitge. En su conferencia aborda estrategias terapéuticas para evitar la progresión de la enfermedad. Apunta que «en el futuro cada vez va a haber más personas mayores, menos personas jóvenes, y la edad de la población va rápidamente en aumentado, por lo que también va en aumento todas las patologías relacionadas con el avance de la edad». Esto supone un reto social y económico en España.

«El resto social incorporar de forma satisfactor al anciano con la patología en su vida habitual, puesto que cada vez se le margina más. El problema que sucede es que el cuidador, por el estrés que atraviesa, es un segundo enfermo que sufre depresión desde el punto de vista psicológico, y que puede llegar a convertirse en un paciente», asegura Ferrer Abizanda.

En cuanto al diagnóstico y al tratamiento, «las vacunaciones son sin duda una revolución, la inmunización contra el Alzheimer, pero de momento solo las hemos probado en personas que han desarrollado ya la enfermedad, por lo que es necesario cambiar de diana. Dentro de unos años el desarrollo de la enfermedad dependerá de si la persona está o no vacunada. «Por lo tanto tenemos que aplicar a las personas la vacuna antes de que desarrollen la demencia, la cuestión es a quiénes, y para eso necesitamos unos marcadores que nos indiquen qué personas tienen más posibilidades de mostrar Alzheimer». A partir de ahí, también se trabaja en el desarrollo de fármacos que completen a los primarios y que minimicen los síntomas. «Va a haber muchos avances en los próximos años».

Finalmente el doctor Ferrer ve necesario «una política de Estado para luchar contra la enfermedad, que englobe la educación y la sanidad, y sobre todo un presupuesto en investigación adecuado porque en España es más bajo que en los años anteriores a la crisis, cuando en otros países de Europa ya han subido a cifras dignas».