Soria

La Diputación de Soria destinó 71.600 euros al mantenimiento de los centros Crecemos en 2017

La Diputación de Soria destinó 71.600 euros al mantenimiento de los centros Crecemos en 2017

Los centros del programa Crecemos de la provincia cerraron el pasado curso con 139 alumnos

ISABEL G. VILLARROELSoria

La Diputación Provincial de Soria destinó el pasado año 71.679,12 euros al mantenimiento de los centros Crecemos de la provincia, situados en Vinuesa, Arcos de Jalón, Almarza, Berlanga de Duero, Duruelo de la Sierra, Garray, Langa de Duero, Los Rábanos, Medinaceli, Navaleno y San Pedro Manrique. Tras quince años desde su creación, y tras sufrir algunas modificaciones, los centros Crecemos se han consolidado como un servicio incuestionable en todas las localidades donde se ofrecen, cumpliendo con creces una labor educativa fundamental para los niños de 0 a 3 años, así como un papel asistencial a las familias del medio rural y se han constituido en una fuente de empleo estable, mayoritariamente femenino.

Gracias al convenio que se firma entre los Ayuntamientos y la Diputación, que viene complementado con la financiación de la Junta de Castilla y León, los centros Crecemos cerraron el curso pasado con un total de 139 alumnos, once más que un año antes. En concreto, el centro de Vinuesa cerró 2017 con 19 alumnos; el de Arcos, con 13; el de Almarza, con 8; en de Berlanga, con 6; el de Duruelo, con 13; el de Garray, con 19; el de Langa, con 9; el de Los Rábanos, con 8; el de Medinaceli, con 17; el de Navaleno, con 11; y el centro de San Pedro Manrique, con 16.

En base al convenio con los ayuntamientos, la Diputación destinó 6.250 euros a cada uno de los centros salvo a los de Vinuesa y Arcos de Jalón que recibieron cada uno 7.714,56 euros, debido a su inclusión dentro del Acuerdo Marco de Servicios Sociales. Estos centros recibieron también una aportación de 7.714,56 de la Junta de Castilla y León, que en el caso de Arcos y Vinuesa se elevaron a los 15.429,12 euros.

La dramática situación demográfica de la provincia de Soria requiere de medidas cualitativamente diferenciadas para que los habitantes del medio rural tengan acceso a los servicios sociales básicos que tienen los habitantes de los núcleos urbanos, aun cuando eso suponga un coste sistemáticamente mayor. Bajo esa premisa se puso en marcha en 2002 el programa de atención a los niños de entre 0 y 3 años denominando entonces Alejandra y que derivó posteriormente al Crecemos.

El éxito de la iniciativa ha hecho que a lo largo del tiempo el número de centros del programa haya crecido significativamente. Desde su creación, el proyecto ha sufrido modificaciones en su mecanismo de gestión y su forma de financiación, tendiendo a un modelo más estable económicamente y procurando también una mayor estabilidad laboral al personal adscrito al proyecto. Desde finales de la pasada década el proyecto se ha estabilizado tanto en el número de centros que pertenecen a la red como en el modelo financiero implantado, basado en aportaciones fijas de la Diputación y la Comunidad Autónoma, liberalizando así las cuotas satisfechas por los padres y actuando los ayuntamientos como cierre de financiación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos