La CHD deniega la concesión de agua a la vaquería de Noviercas por un error administrativo

La CHD deniega la concesión de agua a la vaquería de Noviercas por un error administrativo
Julian García

La cooperativa navarra Valle de Odieta deberá iniciar una petición nueva si quiere continuar con el proyecto

Isabel G. Villarroel
ISABEL G. VILLARROEL

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha denegado la concesión de aguas subterráneas que solicitó la cooperativa navarra Valle de Odieta a principios de año para iniciar la construcción de la vaquería en Novieras compuesta por 20.000 cabezas. Solicitaban un consumo de 2 millones de litros de agua diarios procedentes de la masa de agua Araviana, con un caudal de 24,59 litros por segundo, para uso ganadero.

El Comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica Ignacio Rodríguez Muñoz puntualiza que «se trata de un expediente mal construido desde el punto de vista administrativo. La solicitud está mal hecha desde el inicio porque no se adecua a lo la pretensión última del peticionario; primero pide la concesión del agua y después la investigación del sondeo de aguas subterráneas, entremezcla las dos cosas por desconocimiento y por esa razón lo hemos denegado».

Rodríguez Muñoz insiste en que «la empresa deberá iniciar una nueva petición si está interesada, pero debería hacerlo primero para el sondeo y después para la concesión». Valle de Odieta trasladó la intención de desarrollar un sondeo de investigación de aguas subterráneas en el paraje El Espartal de Noviercas, de 500 metros de profundidad y 800 milímetros de diámetro».

Jorge Ramiro, miembro de la ejecutiva regional de Podemos explica que «nosotros estamos muy satisfechos porque habíamos presentado alegaciones contra la concesión del agua. Estamos hablando de un acuífero que no está bien estudiado desde 1987, que no se sabe ahora qué interdependencia tiene y que recibe presión de varios sitios, porque la empresa Saiona del grupo de Valle de Odieta también ha pedido 9 litros por segundo, que supone un tercio de lo que pedía la vaquería, para limpiar su maquinaria».

El proyecto, que debía de haber iniciado la obra en octubre de 2018, todavía no ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental.