'Vecinos de número': ¿por qué te escriben desconocidos en WhatsApp?

WhatsApp sigue liderando las comunicaciones móviles./
WhatsApp sigue liderando las comunicaciones móviles.

El tercer reto viral del verano radica en la aplicación de mensajería instantánea

JOSÉ CARLOS CASTILLO

Con FaceApp y 'Sco pa tu manaa' aún candentes, WhatsApp protagoniza el tercer reto viral del verano. No se trata de ninguna novedad (surgió allá por 2008) pero el auge de Twitter y demás redes sociales ha insuflado vida a los saludos entre 'vecinos de número'.

La situación es tal que así: recibimos un mensaje en la aplicación de mensajería instantánea, proveniente de un contacto desconocido. Dice ser nuestro vecino de número 'por arriba o por abajo', sin más. Su intención no es otra que la de realizar una captura de pantalla con la respuesta, convirtiéndola posteriormente en tweet... si es que tiene algo de jocoso.

¿Pero qué es un 'vecino de número'? Aquel número telefónico cuya última cifra sea un valor superior o inferior al nuestro. Así, los vecinos del número '000 00 00 02' serán respectivamente '000 00 00 01' y '000 00 00 03'. El propietario sólo tiene que añadirlos a sus contactos, comprobar si se encuentran activos en WhatsApp y escribirles el texto de moda: «¡Hola, vecino de número!».

Ni que decir tiene que esta práctica conlleva tanto desconcierto como molestias y riesgos. De hecho, la mayoría de ocasiones se saldan con frases malsonantes y el bloqueo del emisor en cuestión: «¿Cómo has conseguido mi número? No te conozco, deja de molestar».

Ojo también si contamos con una foto de perfil en que aparezcamos, ya que cualquiera podría mostrar un interés malsano y derivarse situaciones de acoso telefónico perfectamente denunciables. No hablemos ya si el usuario termina publicando la imagen en Internet, o se filtra nuestro número de teléfono.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) es clara a este último respecto: compartir la captura de pantalla de una conversación en WhatsApp sólo es lícito cuando formamos parte de la misma y siempre y cuando no se muestre información personal (nombre, apellidos, número de teléfono, revelaciones íntimas...) o imágenes sensibles. Una denuncia en estos casos puede conllevar sanciones económicas de cuantía más que variable, nunca penales.

Por supuesto, muchos otros usuarios se toman el asunto con humor; una anécdota de la que podrían germinar amistades con nuestros vecinos de WhatsApp.

Una variante de los últimos días consiste en enviar un mensaje adicional al receptor o receptores, si es que obtenemos respuesta por su parte: «Siempre que no quiero darle mi número a alguien, doy el tuyo, espero que me perdones». Quien no lo haya hecho alguna vez, que tire la primera piedra.