¿Qué puede desencadenar un homicidio inexplicable como el de la niña arrojada al vacío en Málaga?

¿Qué puede desencadenar un homicidio inexplicable como el de la niña arrojada al vacío en Málaga?

Los psiquiatras coinciden en que cometer un delito no siempre está relacionado con padecer una enfermedad mental

ELENA MARTÍN LÓPEZMadrid

Cada vez que se produce un delito cuya justificación es difícil de explicar, incluso para los expertos, muchas veces se cae en el error de asociar dicho acto delictivo a una enfermedad mental. Sin embargo, existen otras causas que pueden llevar a una persona a cometer una acción tan execrable como, por ejemplo, arrojar a una niña de cinco años por un balcón, como sucedió en Málaga este martes.

«Las personas con enfermedades mentales tienen muy mala prensa porque aquellas situaciones que no tienen justificación lógica, es decir, cuando no existe un motivo material o afectivo capaz de explicarlas, suelen atribuírseles a ellos», explica el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, Julio Bobes. Sin embargo, «existen otros perfiles a tener en cuenta en estos casos», añade.

Cuando una persona sufre un brote psicótico, tiende a confundir lo que ocurre a su alrededor y a tener alucinaciones auditivas de tipo imperativo, es decir, que le ordenan actuar de forma inexplicable. «Si una persona con un episodio de psicosis cree que es Napoleón o la Virgen de Lourdes va a comportarse como tal y a actuar en consecuencia», expresa Bobes. «Afortunadamente, estos comportamientos son erráticos bajo tratamiento y se dan cada vez menos», agrega.

«La población general comete cinco veces más delitos que los enfermos de salud mental» José María López Fernández

En cuanto a los no enfermos capaces de cometer delitos, se encuentran aquellos que sufren lo que se conoce como 'trastornos mentales transitorios' por el uso y abuso de sustancias estupefacientes, generalmente más de una. El último informe anual del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, publicado en 2017, señaló que España es el país de la Unión Europea donde más cocaína se consume y únicamente en 2014, 455 personas fallecieron en España por sobredosis.

El tercer perfil potencial es el de las personas que, sin ser enfermos mentales, sufren anomalías de la personalidad que les llevan a cometer actos despreciables sin sentir remordimientos.

A pesar de todo, «lo que se debe hacer cuando ocurre un caso como el de Málaga es esperar a conocer los resultados del análisis forense psicológico para determinar qué estaba ocurriendo en la vida de dicha persona para llegar a cometer un acto de tales características», explica Rosana Pereira, directora de Haztúa Psicología Positiva. Esto se hace contactando con conocidos, familiares o médicos, para poder barajar todas las posibilidades antes de caer en el estigma.

Los datos apoyan esta teoría

En 2017, durante la jornada 'Alternativas a la prisión en salud mental: soluciones jurídicas para la inclusión social', organizada por la Fundación Manantial, Virginia Barber-Rioja, directora clínica de los servicios de salud mental en Rikers Island (Nueva York), explicó que «más del 90% de las personas con enfermedad mental grave no comete ningún delito a lo largo de su vida». Por su parte, José María López Fernández, Coordinador Técnico del Programa de Apoyo Social y Mediación Comunitaria de Fundación Manantial, destacó que «la población general comete cinco veces más delitos que la población con problemas de salud mental».

«Cometer un infanticidio es menos frecuente de lo que la mayoría de la sociedad piensa; a pesar de todo, este tipo de sucesos, al ser tan llamativos, tienen un efecto eco enorme en la sociedad», explica Pereira.

Por todo ello, en el Día de la Salud Mental, desde la Asociación Española de Psiquiatría, su presidente ruega que no se contribuya a crear más estigmas sobre las enfermedades mentales. En primer lugar, porque no son reales, y en segundo, porque no ayudan en la recuperación de estas personas, así como su incorporación al sistema social.

 

Fotos

Vídeos