La menopausia precoz puede dejar de ser un efecto secundario del cáncer de mama

Una mujer se somete al tratamiento de quimioterapia. /
Una mujer se somete al tratamiento de quimioterapia.

Un estudio demuestra que si las mujeres toman un compuesto llamado goserelina durante la quimioterapia aumentan las oportunidades de quedarse embarazadas

EDURNE MARTÍNEZMadrid

Uno de los efectos secundarios del cáncer de mama es la menopausia precoz, pero ahora, gracias a un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, se ha logrado que las mujeres que durante la quimioterapia tomen un medicamento llamado goserelina tengan menos probabilidades de menopausia y más de quedarse embarazadas y tener un bebé sano.

El informe, que ha sido presentado en la 50º reunión anual de la Sociedad Clínica Americana de Oncología (ASCO), señala que con la goserelina los ovarios quedan 'en reposo' durante la quimioterapia. "Hemos observado que este método reduce la menopausia temprana y además elimina todos los síntomas que la acompañan. Este estudio va a cambiar nuestra práctica clínica", asegura la autora principal del estudio, Kathy Albain, profesora de la Loyola Medical University.

El ensayo incluyó a mujeres premenopáusicas menores de 50 años que tenían ciertos tipos de cáncer de mama en estado temprano. Después de dos años, el 45% de las mujeres que recibieron quimioterapia sin el tratamiento de goserelina habían dejado de tener la menstruación, mientras que a solo el 20% de las que sí habían tomado el medicamento les había ocurrido lo mismo. Además, la tasa de embarazo fue dos veces más alta en las mujeres que tomaron goserelina (21% frente al 11%). La supervivencia al cáncer de mama fue del 92% en el caso de las mujeres que se habían medicado y del 82% en las que recibieron la quimioterapia estándar.

El acetato de goserelina pertenece a un grupo de fármacos antihormonales. En hombres reduce los niveles de testosterona y en mujeres los de estrógenos. Es un medicamento indicado para determinados tipos de tumores como el de próstata o el de mama porque impide que se desarrollen o se diseminen hacia otros tejidos. Su nombre comercial es Zoladex y se administra por inyección. En el ensayo clínico las mujeres tratadas con el medicamento recibieron una inyección una vez cada cuatro semanas durante el trascurso de su tratamiento de quimioterapia.

Alrededor del 25% de los cánceres de mama se dan en mujeres menores de 50 años y aunque una parte de ellas decide tener hijos después de completar la quimioterapia, para muchas es imposible. Y es que la menopausia inducida por la quimioterapia tiende a aparecer de repente y por ello, los síntomas son mucho más intensos, como periodos irregulares, sequedad vaginal, sofocos, sudores nocturnos, problemas de sueño, cambios de humor, subida de peso y pérdida de cabello.