El Norte de Castilla
Escáner de resonancia magnética
Escáner de resonancia magnética

Qué hacer ante un golpe en la cabeza

  • Llega el verano, los niños están más tiempo al aire libre y llegan los pequeños accidentes. Y en muchos de estos sucesos, se producen traumatismos craneales. Roberto Velasco, médico de urgencias en el Río Hortega de Valladolid, te facilita en este reportaje las claves para tener una idea de cómo comportarse ante estas situaciones y, de paso, erradica mitos absurdos como el de que después de un golpe no hay que dormirse

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Hola a todos

Tras unas semanas, volvemos con otro tema de Urgencias de Pediatría. Ya que tenemos el verano a la vuelta de la esquina, he pensado que podría serles útil un artículo sobre los traumatismos craneales. Los golpes en la cabeza, vaya.

Los traumatismos en la cabeza son uno de los motivos más frecuentes de consulta en Urgencias de Pediatría. Suelen generar mucha preocupación a los padres y cuidadores, sobre todo cuando el golpe provoca un hematoma llamativo, o un sangrado. Sin embargo, hay que saber que la gran mayoría no reviste gravedad alguna.

Y es que cuando un pediatra evalúa a un paciente con un traumatismo craneal, sólo debe hacerse una pregunta: ¿puede tener este paciente una hemorragia u otra lesión intracraneal? Eso es lo único que nos preocupa: si el niño o la niña tienen una lesión (generalmente un sangrado) dentro de la cabeza o no.

Pero lo malo es que la única prueba que confirma o descarta una lesión dentro de la cabeza es un escáner. Y claro, un escáner supone mucha radiación para un paciente, y esa radiación conlleva unos riesgos importantes de tumores en la edad adulta. Para que se hagan una idea, hace unos años se publicó un estudio que mostraba como la realización de tres escáneres en la infancia multiplicaba por tres el riesgo de tumores craneales en la edad adulta. Así, es muy importante poder estimar de antemano qué pacientes tienen un riesgo real de lesión, y, por tanto, el beneficio compensa el riesgo.

Antes, esa estimación se hacía un poco “a ojo de experto”, pero hace cerca de 10 años, un grupo de investigadores estadounidenses publicó unas reglas de manejo de los traumatismos craneales que permiten calcular la probabilidad de lesión. Las reglas diferenciaban entre pacientes menores y mayores de dos años. Así, los signos de alto riesgo de lesión serían:

1.-En menores de dos años:

-Un nivel de consciencia disminuido, somnolencia, habla incoherente o respuestas más lentas de lo habitual. También si le encuentran más agitado o agitada.

-Que a la palpación de la zona del golpe se palpe una fractura desplazada. Se notaría una especie de “escalón” al pasar el dedo.

2.- A partir de los dos años cumplidos:

-Al igual que en los menores dos años, un nivel de consciencia disminuido, somnolencia, habla incoherente o respuestas más lentas de lo habitual. También si le encuentran más agitado o agitada.

Qué hacer ante un golpe en la cabeza

-Que se observe sangrado por el oído, o hematoma en ambos ojos o en la parte de atrás de la oreja.

Esos signos hacen que la lesión dentro de la cabeza tras un golpe sea más probable, y por tanto, es recomendable hacer un escáner. Aun así, hay que tener en cuenta que, de cada veinticinco pacientes, veinticuatro tendrán un escáner normal.

Aparte, hay otros signos que, sin hacer tan probable una lesión, sí que la hacen un poco más probable (uno de cada 100 pacientes, aproximadamente), y hacen recomendable que el paciente pase unas horas en observación. Esos signos serían:

3. En menores de dos años:

-Hematoma grande en alguna zona de la cabeza, excepto en la frente. El hueso de la frente es el más resistente, y ahí es más difícil que haya lesiones.

-Pérdida de conocimiento mayor de 5 segundos tras el golpe, especialmente si la pérdida no fue inmediatamente posterior al golpe, sino un rato después.

-Un comportamiento extraño tras el golpe.

-Si el mecanismo del traumatismo fue de alto impacto, como por ejemplo un accidente de coche en el que hubiera vueltas de campana, o en el que el paciente saliera despedido, un atropello a un peatón o a un ciclista SIN CASCO (algún día hablaremos de lo de no ponerse casco para ir en bici…)

-Si se cayó desde una altura de 1 metro o más (la altura se mide desde donde tenga los pies, claro).

4.- A partir de los dos años cumplidos, los signos que hacen recomendable un periodo de observación son los mismos que en menores de dos años, excepto que la altura que se considera de riesgo son 1’5 metros, y que en los mayores de dos años, da igual la zona en la que tenga un hematoma. No aumenta el riesgo.

Me gustaría llamarles la atención sobre que los vómitos no aparecen en ninguno de estos puntos. Y es porque los vómitos tras un golpe en la cabeza, en un paciente que no presenta ningún otro síntoma, no son un factor de riesgo, y no debe preocuparles en absoluto.

Y en el resto de golpes, ¿tenemos que preocuparnos de algo? No, para nada. Si el niño o la niña se encuentran bien, no hay que tener miedo. Aunque sea un chichón en la frente de lo más aparatoso, eso no implica ningún otro riesgo. Es sólo 'chapa y pintura'. Sólo hay que vigilar en las siguientes 24 horas que el niño no presente un comportamiento extraño, convulsiones, que no pierda el conocimiento, etc. Cosas lo bastante llamativas como para que a cualquier cuidador le llame la atención, sin necesidad de que venga yo a contárselo en esta columna.

Por cierto, ya aprovecho para intentar erradicar un mito: no pasa nada porque alguien se quede dormido después de un golpe. Es una recomendación heredada generación tras generación, y que, si lo piensan, es absurda. El motivo por el que se decía es porque una hemorragia que comprime el cerebro provoca una disminución del nivel de consciencia. Bien, vale, pero ahora parémonos a pensar. A esos pocos pacientes que tienen una lesión y una consciencia disminuida, el que les dejemos o no dormir no va a hacer que la hemorragia disminuya. ¡Y mientras, al otro 99,99% de pacientes que no tienen ninguna lesión, y lo único que tienen es sueño después del berrinche por el golpe, les estamos practicando una tortura china no dejándoles dormir!

Otra cosa más. A veces, por un golpe, nos podemos romper un hueso. Eso sucede también con los huesos del cráneo, claro. Y por sorprendente que parezca, da igual. Las fracturas no desplazadas sueldan solas, sin que les hagamos nada. Y si esa fractura no produce un sangrado intracraneal, no hay que hacer nada. Y como hemos dicho, si hubiera ese sangrado, el paciente tendría alguno de los síntomas que hemos contado antes. Digo esto porque todavía hoy día se hacen radiografías de cráneo para descartar fracturas, y esta práctica es del todo inadecuada. Estamos radiando la cabeza de un niño o niña para encontrar algo que no va a suponer ninguna diferencia para el paciente. Bueno, sí, va a suponer que, en muchos casos, al ver esa fractura el paciente se acabe llevando un escáner, es decir, más radiación. Así que ya saben, las radiografías de cráneo, eliminadas.

Y poco más. Que no tengan miedo tras un golpe. Son muy habituales, tienen poco riesgo, y los que tienen alguna lesión, no pasan desapercibidos al ojo del cuidador.