La psoriasis aumenta su prevalencia en un 10,7% en la última década

Una persona enferma de psoriasis/
Una persona enferma de psoriasis

Esta patología cutánea, reconocida por la OMS como enfermedad grave, afecta a 1,1 millones de españoles

DANIEL ROLDÁNMadrid

La psoriasis ha sufrido una eclosión durante la última década en España. Su incidencia afecta ya a 1,1 millones de personas, más de lo que las estadísticas acreditaban. Eso indica que en la última década, unas cien mil personas han sido diagnosticadas con esta enfermedad cutánea, lo que significa un incremento del 10,7%, según el estudio 'Prevalencia de la psoriasis en España en la era de los agentes biológicos', que actualiza los datos de incidencia de esta enfermedad. La investigación, coordinada por Acción Psoriasis, constata que se ha pasado de una afectación del 1,4% de la población española, hace tres lustros, a una del 2,3%.

Desde 2003 hasta 2013, la comunidad autónoma donde más ha aumentado el número de afectados ha sido Baleares, con un 17,3%, seguido por Murcia (16%) y Castilla-La Mancha (15,6%). A continuación se sitúan la Comunidad Valenciana (14,4%), Castilla y León (13,2%), Madrid (13%), Cataluña (12,5%) La Rioja (12%), Navarra (11,4%), Andalucía y Canarias, ambas con 11,2%; Aragón (9,5%) y Cantrabria (7,9%) . Las que menos subren son País Vasco (3,9%), Galicia (3,2%) y Extremadura (2,7%), mientras que Asturias ha visto reducido en un 1,2% los pacientes con esta patología. El informe de Acción Psoriasis también destaca las subidas en las dos ciudades autónomas: 22 puntos en Melilla y doce en Ceuta.

La psoriasis es una enfermedad crónica y no contagiosa de la piel que afecta aproximadamente a un 23% de la población. En España, prácticamente supone un 9% de las consultas de los dermatólogos. Las lesiones más características del paciente con psoriasis son placas eritematosas o enrojecidas por la inflamación cutánea y cubiertas de escamas en diferentes zonas del cuerpo. Además, entre un 15 y un 20% de los pacientes con psoriasis desarrollan artritis psoriásica, que puede ser moderada o grave, y que se caracteriza por la rigidez, el dolor y la inflamación que se produce en las articulaciones.

Las repercusiones de la psoriasis van mucho más allá de la afectación en la salud física del paciente. El impacto psicológico y social de la enfermedad influye en todos los ámbitos de la vida diaria de los afectados. El enfermo muchas veces se oculta por el rechazo que producen sus lesiones y por el miedo injustificado al contagio que se produce en su entorno. Por estos motivos, la Asamblea Mundial de la Salud de la OMS ha reconocido, por primera vez, la psoriasis como una enfermedad no contagiosa grave' e insta a los gobiernos a realizar estudios de su incidencia a nivel mundial, como el que se ha elaborado en España. El dictamen también reconoce la carga psicosocial de la enfermedad. Muchas personas con psoriasis sufren debido a la falta de conocimiento y el acceso a un tratamiento suficiente", indica este departamento de la ONU. En el mundo, se calcula que existen unos 125 millones de personas con esta enfermedad cutánea.